El Monasterio de la Victoria acogerá la segunda edición del Freek Fest

  • La cita prevista para el primer fin de semana de julio ya tiene algunas bandas confirmadas, como los sevillanos The Del Shapiros o los austriacos The Staggers

La segunda edición del festival de música más alternativo de la ciudad, el Freek Fest, va tomando color, a falta de cuatro meses para que se celebre. Los organizadores, los portuenses de La Mota Ediciones, están cerrando el cartel en estos días y ya cuentan con un buen número de bandas que han confirmado su participación: The Staggers (desde Austria), los sevillanos The Del Shapiros, los asturianos Dr. Explosion o los portuenses Little Cobras, que ya actuaron el año pasado. Y en breve, darán a conocer el resto de bandas internacionales que también se han apuntado a la cita.

La filosofía del Freek Fest sigue siendo la misma que la del año pasado: ofrecer conciertos del rock n' roll menos comercial, tanto nacional como extranjero, buscar un hueco dentro de la extensa oferta veraniega de ocio cultural de toda la provincia, y convertirse en un referente nacional en cuanto a festivales de este estilo musical. Y es que, como se comprobó ya en su primera edición, con unas 800 personas en el patio porticado de San Luis Gonzaga, más de la mitad de los asistentes provenían de fuera de la provincia.

Lo que cambia este año es el marco donde se desarrollará el festival: el Monasterio de la Victoria. Este enclave, como apuntan los organizadores, servirá para que el evento "gane en elegancia", un elemento básico dentro de la estética que quieren guardar sus particulares promotores para todas sus ediciones. No es sólo ofrecer rock en sus diferentes variantes 'underground' (garage, surf, punk, entre otros), sino darle un ambiente distinguido y con personalidad propia.

El Freek Fest se celebrará durante los días 3, 4 y 5 de julio, repitiendo la idea de la pasada edición, en la que cada jornada tenía una característica especial. El primer día, el viernes, se dará la bienvenida con una serie de conciertos gratuitos en diferentes bares, con la intención de extender el festival a toda la ciudad. Luego, el sábado, el día fuerte, será el turno para las grandes bandas, tanto internacionales como españolas, y se celebrará al aire libre, en el patio del antiguo Penal de la Victoria, donde cabrán más de mil personas. Y finalmente, el domingo será la sesión cinematográfica de entrada libre, en la que la vieja iglesia del Monasterio se convertirá en sala de cine para proyectar las películas más atrevidas y cercanas a la naturaleza 'freak' del festival. Por ahora, ya tienen apalabrada la proyección de Los Amigos de Jesús, de Antonio Muñoz de Mesa, pero La Mota pretende incorporar películas extranjeras e introducir, entre una y otra, conciertos que amenicen la jornada.

Los promotores del festival han recalcado que toda este proyecto no podría llevarse a cabo sin la implicación del Ayuntamiento (a través de Turismo, Juventud y Cultura), la Diputación provincial, y empresas colaboradoras locales como Autoescuelas La Palma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios