Medio Ambiente invierte cada año 38.000 euros contra los mosquitos

  • El Ayuntamiento realiza desde hace tres lustros tratamientos contra las larvas de este insecto pero su presencia prolifera por la presencia de aguas estancadas

Se acerca el verano y como cada año por estas fechas, los mosquitos hacen su aparición y vuelven loco a más de uno, no solo por sus molestas picaduras sino por el característico zumbido que es capaz de perturbar el sueño de cualquiera en la tranquilidad de la noche. Desde hace aproximadamente quince años el Ayuntamiento, a través del área de Medio Ambiente, viene realizando tratamientos contra las larvas de estos insectos en las zonas húmedas donde se crían, con resultados bastante satisfactorios según señala el ingeniero técnico agrícola del área municipal, Arturo Garrido. Aún así, los mejores resultados solo se consiguen en los meses que van desde julio hasta septiembre, época estival en la que no hay piscinas abandonadas y es más fácil evitar la cría de los mosquitos. Desde el área de Medio Ambiente hacen un llamamiento a los portuenses para que, en la medida de lo posible, eviten la presencia de agua estancada en parcelas privadas, ya sea en piscinas o en otros recipientes que puedan ser un foco para la reproducción de los mosquitos.

Los tratamientos fitosanitarios contra los mosquitos los tiene adjudicados la empresa cespa y tienen un coste anual de 38.000 euros. Cada año se realizan desde finales de marzo hasta octubre, aunque en los meses en los que las piscinas no están a pleno rendimiento el agua estancada se convierte en un problema. El número de tratamientos contra los mosquitos a lo largo de cada temporada suele ser de quince, coincidiendo con las dos mareas más altas de cada mes, que son las que inundan las zonas en la que el agua queda retenida. También se realizan los tratamientos antilárvicos en charcas provocadas por la lluvia o el riego. Gran parte de las zonas de cría en El Puerto corresponden a la extensión del Parque Natural de la Bahía de Cádiz, así como a las zonas mareales situadas junto al Guadalete, en las márgenes del Río san Pedro, Coto de la Isleta y Tiro de Pichón.

Los mosquitos que afectan a la población portuense son de dos tipos, Aedes y Culex. Tienen una fase larvaria acuática de entre 7 y 15 días, dependiendo de la temperatura del agua, y pueden criarse tanto en agua salada como dulce. Los adultos pueden desplazarse volando en un radio aproximado de diez kilómetros. Los tratamientos contra los ejemplares adultos resultan muy poco efectivos, además de ser agresivos contra el medio ambiente. El producto que utilizan en el área de Medio Ambiente es el Bacilus Thurigiensis, en la variedad israeliensis, un insecticida biológico que presenta una gran efectividad sobre las larvas de los mosquitos. Una vez ingerido este producto por la larva, las endotoxinas se activan por la acción de los jugos intestinales y atacan la pared intestinal de los insectos, produciendo la inmovilidad de la larva y al cabo de una hora, su muerte. Es selectivo y su aplicación resulta inocua para el resto de los insectos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios