Hernán Díaz ordenó a técnicos del Ayuntamiento investigar a Clavero

  • El ex-alcalde pidió un informe "confidencial" sobre la supuesta tala de unos pinos en la vivienda del ecologista · El actual equipo de gobierno ha facilitado al interesado el informe municipal en cuestión

Comentarios 15

Que el ex-alcalde Hernán Díaz manejaba el Ayuntamiento a su antojo es algo sabido por todos, pero no siempre se ha podido demostrar con documentos. El ecologista Juan Clavero acaba de recibir un informe, que le ha sido facilitado por el actual equipo de gobierno, en el que se demuestra que Díaz Cortés encargó en el año 2005 a técnicos del Ayuntamiento un informe "confidencial" sobre su vivienda con el fin de demostrar una supuesta tala de pinos en la finca. Díaz solicitó dicha información a raíz de un enfrentamiento que mantuvo con el ecologista, a principios de 2005, en el que el ex-alcalde acusó a Clavero de residir en una vivienda ilegal. Juan Clavero llegó a ir a un pleno municipal donde presentó la licencia de su casa así como las escrituras, pero en lugar de retractarse, Díaz encargó poco después el informe antes citado, informe que fue elaborado por el jefe de l servicio de Información Geográfica y Estadística. Según consta en el propio informe, el mismo fue encargado de forma "verbal y con carácter confidencial", sin que se generase expediente administrativo alguno.

En el informe que llegaron a elaborar los técnicos, entregándolo a Hernán Díaz el 28 de marzo de 2005, se indica con todo lujo de detalles que la casa en la que reside Juan Clavero fue edificada por Luis Bootello en 1970, contando con licencia de obras concedida por la comisión municipal permanente del Ayuntamiento y con proyecto del arquitecto Javier Escolano. Clavero adquirió la vivienda unos años después, obteniendo licencia municipal en 1994 para su ampliación. El informe señala que "no existen edificaciones diferentes a aquellas para las que en su día se concedieron los permisos municipales". En cuanto a la legalidad urbanística de la vivienda, el funcionario que elaboró el informe estimó que "las construcciones están totalmente adecuadas a la legalidad vigente". Se afirma en el documento que la casa de Clavero "no ha estado en ningún momento bajo el concepto que conocemos como fuera de ordenación", siendo la zona donde se ubica "suelo urbano según el vigente Plan General".

En cuanto a la petición expresa de Hernán Díaz sobre una supuesta tala de pinos en la finca por parte del ecologista, el informe municipal concluye que no existen pruebas para tal afirmación, aunque añade que "antes de las obras de urbanización de la zona, en torno al 93, existían dos árboles situados en medio de la calle, que fueron quitados al parecer por la empresa que realizó estas obras de urbanización, por ser un obstáculo para la circulación rodada".

A pesar del resultado del informe emitido por el jefe de servicio de Geografía y Estadística, Hernán Díaz nunca se retractó de sus acusaciones públicas sobre la supuesta ilegalidad de la vivienda de Clavero, y no sólo eso sino que tan solo cuatro días después de tener en sus manos este informe, aparecieron en diversos lugares de la ciudad diversos carteles amenazantes contra el ecologista, en los que aparecían fotografías de su vivienda. El ex-alcalde, ahora inhabilitado por prevaricación, tiene en marcha una demanda interpuesta por Clavero por las acusaciones lanzadas en su contra.

Juan Clavero, tras tener en sus manos el informe emitido por el Ayuntamiento sobre su vivienda, señaló que el mismo demuestra "que jamás he cometido una irregularidad", añadiendo que "las continuas campañas de difamación que lanzaron sobre mí Hernán Díaz y sus palmeros de Fevema se hacían con plena constancia de la falsedad de estas acusaciones". Clavero espera ahora que Hernán Díaz "pida disculpas públicas, si le queda algo de dignidad, no solo por haber mentido sino por haber utilizado personal y medios municipales para difamar a un ciudadano", se quejó, algo que consideró "extremadamente grave" y que llevará ante el Defensor del Pueblo, además de adjuntarlo a la querella por injurias y calumnias que tiene presentada contra Díaz Cortés.

El ex-alcalde, en su persecución hacia Clavero, llegó a denunciar a la Junta su supuesto absentismo laboral y en una ocasión ordenó a su entonces edil de Educación, Juan Gómez, investigar sus supuestas faltas al trabajo, algo que nunca pudo demostrar.

4

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios