Finaliza la huelga en el servicio de mantenimiento de playas y pinares

  • El paro ha servido para resolver el problema de las contrataciones y retirar las sanciones de los operarios expedientados · La intervención de la edil de Medio Ambiente ha sido crucial en la resolución del conflicto

Después de 15 días de huelga en el servicio municipal de mantenimiento de playas y pinares, los trabajadores y la empresa concesionaria, GSC, llegaban ayer a un acuerdo para desconvocar el paro. Y todo, gracias a la labor de mediadora de la edil de Medio Ambiente, Beatriz Fuentes, quien ha logrado que ambas partes se sentaran a negociar un acuerdo aceptable. No en vano, tanto GSC como la representación de los trabajadores han agradecido su actuación, a pesar de que el Gobierno local insistiera desde el principio en que el Ayuntamiento no debía meterse en un conflicto laboral entre empresa y su plantilla.

Los dos puntos principales del conflicto han sido resueltos después de que las dos partes cedieran en sus pretensiones originales. En primer lugar, GSC ha accedido a retirar de los expedientes personales de los empleados las sanciones que se les impuso a algunos de ellos el año pasado, supuestamente a raíz de las denuncias que éstos hicieron contra el jefe de servicio de Medio Ambiente, Antonio Caraballo, por unas presuntas amenazas. Curiosamente, el propio Caraballo estaba presente en la reunión de ayer, junto a la edil, como mediador por parte de la Administración. En este punto, GSC ha cedido a la hora de retirar todas las sanciones, pues en un principio sólo aceptaba hacerlo en aquellos expedientes que no habían sido recurridos judicialmente. Y por parte de los trabajadores, han tenido que resignarse a aceptar que no se les reintegrará el sueldo que perdieron cuando estaban suspendidos.

En cuanto al segundo punto más polémico del conflicto, la empresa y los representantes de los trabajadores han acordado crear un sistema de contratación para la temporada 2008, por el cual entrarían a trabajar operarios de la lista de eventuales y de la bolsa de la propia empresa a partes iguales.

Según ha explicado el secretario local de CCOO, José Rodríguez -como asesor sindical en las negociaciones-, los trabajadores también han aceptado el cambio de horarios, tal y como viene reflejado en el nuevo pliego de condiciones (que aún no ha entrado en vigor). Los otros puntos que motivaron la convocatoria de huelga, como las reclamaciones de aumentar las medidas de seguridad en las labores de poda de árboles, y el reconocimiento de las categorías laborales efectivas, ya fueron cerrados antes incluso de que se iniciara el paro.

El acuerdo firmado ayer incorpora un punto por el que las partes mantendrán reuniones periódicas para "mejorar sus relaciones", tal y como se recoge en el acta de desconvocatoria de huelga. Según el asesor sindical de la plantilla, con estas reuniones de seguimiento mensual se podrán evitar los malentendidos que se han venido produciendo entre los delegados de personal y los representantes de la empresa desde un principio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios