Final y comienzo con El Resucitado

  • La procesión del Domingo de Pascua pone el broche a una semana de reencuentros con la fe y la tradición

  • El cortejo procesionó por vez primera con la reliquia de Santa Ángela de la Cruz

La procesión del Resucitado puso ayer el broche de oro a la Semana Santa de El Puerto, que se ha caracterizado este año por la ausencia de incidentes durante los cortejos procesionales y que ha sido bien valorada tanto por las autoridades municipales como por el Consejo Local de Hermandades y Cofradías. Como cada Domingo de Resurrección desde 1998, la hermandad de Nuestro Señor Jesucristo Resucitado y Nuestra Señora de la Alegría inició su cortejo procesional a las 10:15 de la mañana, desde la Basílica de la Prioral, con un recorrido que en su primer tramo le llevó por las calles Pagador, Federico Rubio y Nevería, hasta llegar a la Carrera Oficial. Con un sol radiante y la calle llena de público, y con menos frío de lo que se ha vivido durante esta Semana Santa, el cortejo llegó a la Plaza de Isaac Peral.

La Cruz de Guía abría la procesión, seguida de los penitentes ataviados con sus túnicas, antifaces y capas de color blanco, un total de 140 nazarenos, con el escudo con el símbolo cristiano Alfa y Omega. El cortejo procesional incorporó numerosos niños algunos de ellos haciendo sonar las campanitas propias de este día. También acompañaban a la imagen una representación de algunas de las hermandades de El Puerto. A continuación, precedía al paso de Misterio la reliquia de Santa Ángela de la Cruz, un trozo del ropaje de la santa que conserva en propiedad la hermandad y que este año ha salido por vez primera para procesionar.

Detrás del relicario marchaba el paso de Jesucristo Resucitado, una talla a tamaño natural, una de las imágenes más recientes de la Semana Santa de El Puerto, exornado con flores y con un olivo natural. El Resucitado estrenaba potencias de plata doradas, diseñadas por David Calleja. La imagen, además, ha sido restaurada por el imaginero portuense Jaime Babío Núñez, el mismo que realizó la talla en el año 1998. La mayoría de los estrenos de la cofradía se centraron en el paso, que mostraba el tallado de la canastilla ya terminado, el dorado de las cartelas delanteras y la policromía de varios ángeles.

Para cargar el paso se iban alternando los costaleros, dirigidos por sus capataces, para llevar el Misterio, ya que desde 2011 tan sólo procesiona la imagen de Jesucristo, mientras el palio de Nuestra Señora de la Alegría no sale a la calle desde esa fecha.

El cortejo pasó por el palquillo de toma de horas, seguida del acompañamiento de la Agrupación Musical Polillas de Cádiz, para entrar a continuación junto al palco se autoridades, presidido por el alcalde, David de la Encina, y en el que se encontraba el presidente del Consejo Local de Hermandades, José Manuel Castilla, y el pregonero de este año, Mario Prieto Nieto, entre otras personalidades.

Sobre las doce del mediodía completaba la Carrera Oficial el último paso de la Semana Santa de El Puerto, que se recogía a las 14:30 en la Basílica Menor de Nuestra Señora de los Milagros.

Al término de la procesión, el hermano mayor de la cofradía de El Resucitado, José Manuel Albaiceta, valoraba la normalidad con que se había desarrollado un cortejo que este año ha aumentado un 15% el número de penitentes. El hermano mayor se fijaba como objetivo a medio plazo que el palio de Nuestra Señora de la Alegría pueda volver a procesionar por las calles de El Puerto en el domingo de Pascua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios