Descubren una zona industrial del siglo XVIII en Jesús Cautivo

  • La excavación arqueológica saca a la luz lo que podría ser un antiguo molino al que se accede por una escalinata. Los trabajos continuarán durante dos semanas

Comentarios 5

Desde el 5 de mayo pasado se vienen efectuando en el solar de la calle Jesús Cautivo unas excavaciones arqueológicas de urgencia previas a la construcción de una promoción de 9 viviendas, locales comerciales y 21 garajes en planta sótano.

Estas excavaciones ayudan a comprender mejor la historia y la antigüedad de El Puerto, y se realizan en el solar resultante tras el derribo de varias casas existentes en dicha calle, los números 2, 4 y 6 , situadas a espaldas del Ayuntamiento viejo, una zona considerada como de interés arqueológico prioritario, al estar en un área donde se han producido hallazgos importantes.

La excavación se ha realizado sobre un solar de unos 720 metros cuadrados, aunque las estructuras aparecidas se encuentran en el centro de la finca, ocupando una extensión de algo más de 200 metros cuadrados. Los trabajos son coordinados por la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, y en ellos trabajan varios operarios dirigidos por el arqueólogo David Godoy y el técnico documentalista Luis Aguilera. De forma previa al inicio de las prospecciones, se ha instalado en el perímetro del solar una serie de micropilotes alineados para asegurar los muros de las casas colindantes, tras lo cual se emprendió la excavación.

Por el momento, las prospecciones arqueológicas han dejado al descubierto lo que en una primera estimación podría considerarse una zona industrial, perteneciente a los siglos XVIII o XIX. Aunque se trabaja aún con hipótesis, han sido halladas una serie de estructuras relacionadas al parecer con un antiguo matadero de animales, que a su vez podría tener algún tipo de vinculación con el convento de Los Descalzos, una institución religiosa cuyas huertas y establos estarían en esta zona de El Puerto.

Como elemento curioso ha sido descubierto lo que podría ser un cajón similar a los que se utilizan actualmente para marcar las reses, aunque de mampostería (con revestimiento de piedra y ladrillo) en cuyo interior los arqueólogos encontraron al excavar un hierro de ganado con el número 5 y una puntilla para descabellar animales. Además, a escasos metros de esta estructura se han encontrado dos piletas destinadas al acopio de agua o aceite, que están siendo excavadas aún. Aparecen igualmente en la cercanía de este cajón de reses dos círculos de ceniza que indican la existencia de hornos o fraguas.

Pero sin lugar a dudas lo más llamativo es el hallazgo de una cámara circular de dos metros de profundidad a la que se accede por una escalera, en cuyo centro existe un pilar de algo más de un metro de diámetro. Con las debidas cautelas, el arqueólogo director de la excavación identifica esta estructura con un molino de aceite, aunque será en próximas semanas cuando se podrá tener información más concreta, conforme avancen los trabajos.

Todas estas estructuras han sido usadas en el pasado como escombreras, y se encontraban colmatadas de sedimentos que ya han sido vaciados.

El arqueólogo municipal Francisco Giles, ya ha visitado la excavación, que es financiada por la empresa promotora de las viviendas y garajes, Bahía San Kristóbal. En próximas semanas acudirá para supervisar los trabajos la arqueóloga titular de la Delegación Provincial Ana Troya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios