Centro de ocio de lujo y 500 atraques más en el puerto

  • Los dueños, tras pagar deudas, deben poner en marcha un proyecto para reflotar la zona

Comentarios 9

No hay duda de que la quiebra de Puerto Sherry va a hacer historia. Por lo que cuentan los entendidos, puede ser uno de los únicos casos en la historia concursal de España que termine con el levantamiento de la quiebra y la continuación de la actividad, porque lo habitual suele ser que la empresa acabe pereciendo, ahogada en débitos.

Es además de las últimas quiebras que se ha seguido por el antiguo Código de Comercio de 1829, y hasta por una Ley de Ferrocarriles de ese mismo siglo, pero fechada en el año 69, que el cuarto y definitivo comisario, el jerezano Rafael Salido, consiguió que fuera aplicada para salvar al complejo del cerrojazo seguro a finales del año 99, la que dio paso al comité de incautación, órgano que, sin embargo, naufragó un año después y que obligó al secuestro del complejo por parte de Autoridad Portuaria.

Porque a finales del año 94 entró en vigor la actual Ley Concursal, que no le fue ya de aplicación a la del complejo portuense, por hallarse ya en tramitación con el Código de Comercio del siglo XIX.

¿Qué pasos hay que seguir ahora?. Los dueños deben proceder a la liquidación de las deudas del complejo (fechadas en sus inicios en las antiguas pesetas que regían entonces, en 16.000 millones, que no se han incrementado ya que, cuando se decreta la quiebra, se para el taxímetro de los intereses). De esos débitos, casi la mitad correspondían a deudas de los acreedores hipotecarios, entre los que copan la mayoría los dueños a la sazón, Joaquín Rivero y Pedro Bores, estando en segundo lugar Hacienda y Seguridad Social, organismos oficiales que entre los dos sobrepasaban los 3.500 millones de las antiguas pesetas. Y era precisamente en esta cantidad en la que se tasaron los activos del complejo, la concesión de la dársena y varios locales comerciales en el Pueblo Marinero.

Tras el pago de créditos, los dueños deben poner en marcha el plan de viabilidad del puerto. Pero no el plan que presentaron en origen, al que el comisario de la quiebra, se opuso al poner en tela de juicio precisamente su viabilidad, sino otro, mucho más ambicioso y con una mayor inversión, que en teoría debe garantizar el reflotamiento del complejo. Un plan que, curiosamente, es requisito indispensable en la actual Ley Concursal vigente.

Este plan, según ha podido saber este diario, cuenta con media docena de medidas principales. Entre ellas, destaca la creación de un centro de ocio de lujo, al estilo del Activa Club de Jerez, y un centro comercial. Ambas instalaciones se emplazarán en la zona de marina seca de la dársena, que desaparecerá casi por completo.

También están obligados a incrementar sobre manera los atraques de Puerto Sherry. En la actualidad, el complejo cuenta con unos 730. Y deben aumentar su número en 500. Se incluye además la venta de derechos de superficie de 150 atraques.

Deben al tiempo hacer desaparecer el actual aparcamiento en superficie existente y reemplazarlo por parkings subterráneos. Rematar el inacabado segundo hotel del complejo, el Racket Club, a plazo fijo: en seis meses. Y además están obligados a ceder a la Junta de Andalucía una superficie de 7.000 metros cuadrados con el objeto de que se instale en Puerto Sherry el desde hace años pretendido Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Vela.

Para todo ello, se cuenta con el compromiso tanto del Ayuntamiento de El Puerto como de la Autoridad Portuaria de agilizar la concesión de los permisos necesarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios