El Carnaval se recupera poco a poco

  • Más coordinación y seriedad a la hora de cumplir la programación, asignaturas pendientes

Un romancero portuense, actuando en la calle Luna en la tarde del sábado. Un romancero portuense, actuando en la calle Luna en la tarde del sábado.

Un romancero portuense, actuando en la calle Luna en la tarde del sábado. / Andrés mora

Comentarios 1

Una vez terminado el Carnaval portuense, es hora de hacer balance de lo que ha dado de sí la última edición de la fiesta. El gobierno municipal, a través de la concejala de Fiestas, Ana María Arias, trasladaba ayer sus felicitaciones a todos los agentes implicados en la organización de la fiesta, desde el Consejo de Carnaval a las peñas, pasando por las academias de baile, las asociaciones y colectivos que han participado en la cabalgata y el personal municipal de las áreas implicadas.

Desde el Ayuntamiento destacan "el enorme trabajo realizado durante todos estos meses, de la mano siempre del Consejo del Carnaval y la Asociación del Carnaval Portuense a la hora de programar todos los actos y diseñar una fiesta que este año ha dado muestras de recuperación en las calles de nuestra ciudad, con un magnífico ambiente el sábado y el domingo en el casco histórico" y recuerdan que "el fin de semana de Carnaval ha tenido muy buena repercusión en la hostelería y en los comercios, "lo que nos anima a seguir trabajando para mejorar el programa de actos de esta fiesta tan del pueblo como es el Carnaval".

Reconocen, no obstante, que "por delante queda aún mucho por hacer para seguir mejorando todos aquellos detalles que hemos apreciado y que nos han trasladado desde distintos sectores en aras de mejorar y poner en valor la fiesta en la calle".

Algunas de estas cuestiones a mejorar son, por ejemplo, el poco respeto que ha habido a la hora de cumplir la programación anunciada, con cambios sin previo aviso de ubicación y horas en algunos concursos y convocatorias, algo que ha despistado a mucha gente que se había fiado del programa y ha restado público a algunas de las citas.

Tampoco ha estado acertada la organización de los concursos de disfraces, que no admitía más que una categoría, la de adultos, en las modalidades individual y por parejas y que obligaba a los participantes a inscribirse varios días antes (esto en todos los concursos) físicamente en el Ayuntamiento, lo que restó participación y espontaneidad a una iniciativa en la que los premios eran muy atractivos. Más facilidades para la inscripción y más categorías hubieran supuesto, sin duda, unos concursos mucho más lucidos y participativos.

Ana María Arias destaca que una de las cuestiones en las que se ha incidido este año ha sido el sacar la fiesta del teatro, "lo que suponía un ahorro de 6.000 euros diarios, cantidad que hemos repartido para garantizar una programación más completa y diferenciada y una Cabalgata más popular y mejor organizada que en años anteriores". En cuanto a la cabalgata, una pena el deslucimiento de las carrozas y figuras de animación que supone el uso incontrolado de sprays de serpentinas.

Por último, la edil de Fiestas recuerda que "en la organización y coordinación de la fiesta han tenido un papel fundamental los dispositivos de Seguridad y Limpieza, a fin de garantizar por un lado el desarrollo de una fiesta segura con capacidad de reacción por parte de los agentes de Policía Local y el personal voluntario de Protección Civil y por otro la limpieza de las calles durante los días de fiesta y en especial durante la Cabalgata de Carnaval".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios