Bodas de plata en el belén

  • José Luis Girón cumple 25 años dedicado al belenismo y, para conmemorarlo, ha organizado una exposición de nacimientos en la casa hermandad del Dolor y Sacrificio

Para José Luis Girón ayer fue un día muy especial. Como es tradicional, el 8 de diciembre es una jornada donde se inauguran los belenes. Pero para este belenista no era una Festividad de la Inmaculada más. Se cumplen 25 años desde que comenzara a hacer nacimientos para exponerlos al público. La efemérides no va a pasar desapercibida puesto que la hermandad del Dolor y Sacrificio le ha cedido uno de sus salones para que se instale una exposición con Nacimientos realizados por "buenos amigos" suyos que acompañarán al suyo de esta Navidad, según explica José Luis Girón.

En el de este año son varias las escenas representadas a través de varios niveles. Además del Nacimiento, se encuentra la Anunciación a los pastores así como la visita de los Reyes Magos ante el Rey Herodes (donde le comunican el nacimiento de un rey, según la Biblia), un pasaje apenas representado en los belenes, tal y como apunta el autor.

Girón recuerda que a principios de los ochenta le invitaron a involucrarse más en el pequeño mundo del belenismo. Le invitó a dar el paso de hacer una recreación en casa a hacerlo en un lugar de exposición pública Ramón Pinto, que fuera presidente de la Asociación de Belenistas.

Era 1982. Se presentó al concurso local y lo ganó. Desde entonces se han sucedido numerosos reconocimientos en este certamen, tanto en la categoría de particulares como de entidades. Muchos de ellos los ha instalado en la antigua casa de hermandad de la Oración en el Huerto. También ha montado belenes en la peña El Chumi, en la Barriada La Palma, en la desaparecida asociación de Hermanos Costaleros. Desde hace cinco años lo hace en la casa hermandad del Dolor y Sacrificio. Pero no ha realizado recreaciones no sólo en El Puerto. También lo ha hecho en Sevilla en la antigua fábrica de Cruzcampo y en la hermandad de La Redención.

Hacer un Belén, reconoce, es labor de un año entero, no tanto de trabajo efectivo como de buscar propuestas. "Aunque hay veces que desconectes, siempre observas mucho, le das muchas vueltas a la cabeza y donde menos te lo esperas surge la idea", apunta. Por el mes de septiembre comienza a hacer realidad el belén. Resulta complicado, no obstante, compaginarlo con el trabajo o con la familia. "A un belén bien hecho hay que echarle mucho tiempo", advierte.

José Luis Girón indica que le gusta sorprender con algún tipo de efecto especial. Recuerda que un año hizo una cueva a tamaño natural en la que entraba el público. En su interior había unas figuras de la Sagrada Familia casi a tamaño natural. El belén simulaba una visita al Niño Jesús. También ha logrado recrear tormentas de arena, nevadas o lluvia, los efectos, sin duda, que más sorprenden al público. Al respecto indica: "Un belenista también tiene que saber tocar la electricidad, motores, la luz, ... si no, está muy limitado". Lo importante, a su juicio, es "investigar".

Este belenista que cumple 25 años aprovecha la conversación con este periódico para reclamar mayor apoyo por parte del Ayuntamiento al belenismo. Considera que es positivo que se continúe celebrando un concurso pero cree que sería más efectivo que en lugar de premios se concedieran subvenciones. "Antes montábamos una treintena de belenistas; ahora apenas llegamos a ser una docena". Recuerda que un belén requiere también de bastante dinero y no siempre un particular o una entidad (en este caso una hermandad) puede destinar una cantidad importante para su elaboración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios