El Ayuntamiento busca una sede para la Fundación Manolo Prieto

  • La familia del diseñador del toro de Osborne se reunió en Madrid con el edil de Cultura y se barajaron distintas ubicaciones para instalar el legado del artista

El Ayuntamiento está buscando una sede para poder instalar en ella de forma definitiva el legado del pintor y diseñador Manolo Prieto, fallecido en el año 1991 y autor entre otros diseños de la famosa silueta del toro de Osborne.

La familia del artista portuense, residente en Madrid, se reunió a finales del pasado mes de enero en la capital de España con el edil de Cultura, Millán Alegre, quien les trasladó el interés municipal por encontrar un enclave adecuado para instalar la sede de la Fundación, en la que se divulgaría la obra de Manolo Prieto que conserva la propia familia, con fondos compuestos por carteles, medallas, esculturas y otras obras realizadas por el autor a lo largo de toda su vida. Especial atención se dedicaría en dicha fundación a la obra más conocida de Manolo Prieto, el toro de Osborne, de cuyas manos salió el diseño que después se trasladaría a la forja de Félix Tejada para dar cuerpo a una de las imágenes publicitarias más conocidas del país.

La Fundación Manolo Prieto se constituyó en el año 2003 y desde entonces hasta ahora no se ha hecho demasiado por impulsarla, siempre a la espera de una sede adecuada. Desde el Ayuntamiento aseguran que ya tienen en mente varios lugares donde podría ir ubicada la Fundación, que podría convertirse en un museo más de los que ofrece la ciudad a los visitantes, aunque prefieren no dar de momento ningún dato hasta que no se confirme un lugar determinado. Sí se barajó hace unos meses el edificio del actual Ayuntamiento, en la plaza del Polvorista, como posible sede, aunque la posibilidad de disponer de este inmueble se ve lejana teniendo en cuenta el ritmo que lleva el futuro Ayuntamiento de la plaza Peral.

Manolo Prieto nació en El Puerto en 1912, en la calle Durango, y marchó a Madrid en 1930, triunfando al poco tiempo en el mundo del cartel, como recoge Francisco Arniz en un artículo publicado en el año 91 en los Pliegos de la Academia Santa Cecilia. Más tarde se convirtió en escultor de medallas y posteriormente se dedicaría al mundo de la publicidad, con imágenes no sólo como la de Osborne sino otras campañas para empresas como Iberia o Renfe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios