Objetivo 2012: pleno empleo

  • Aunque con divergencias en sus modelos económicos, PSOE, PP, IU y Coalición Andalucista coinciden en la necesidad de crear más empresas y la explotación del nuevo yacimiento que supone el I+D+I

Comentarios 4

Tras un periodo de bonanza y ante los primeros síntomas de una recesión, los cuatro partidos mayoritarios centran su política económica en lo que en periodos de crisis más preocupa a la ciudadanía: el paro. En este capítulo existe unanimidad y todos apuntan en sus programas electorales a la consecución del pleno empleo en esta legislatura. Un logro vinculado estrechamente al fortalecimiento del tejido empresarial, con especial énfasis en el sector industrial y en la explotación del nuevo yacimiento que puede suponer la apuesta por el I+D+I, sobre todo, vinculado a sectores estratégicos y en expansión como las energías renovables, en las que Andalucía por sus condiciones de sol y viento puede despuntar, y la instauración de la economía del conocimiento, es decir, suplir la producción de bienes y servicios por el beneficio que reportan las tecnologías de la información y la comunicación.

PSOE y PP son los más proclives a concretar los empleos a generar y las empresas a crear, los instrumentos para alentar a las existentes y afianzar el crecimiento económico sostenido en este último cuatrienio. Y en las cantidades, el PP siempre va un paso más allá. Si los socialistas aspiran a que haya en Andalucía 3,8 millones de personas ocupadas y 65.000 nuevas empresas, los populares los suben a 4 millones de trabajadores por cuenta ajena y 50.000 autónomos más. Ambos coinciden en la necesidad de planes de desarrollo industrial en torno a una red de parques y polígonos de base no sólo industrial sino también tecnológica, con espacios vinculados a la investigación, el desarrollo y la innovación. Un aspecto este último en el que constatan la necesidad de alcanzar la inversión del 3 por ciento del PIB fijado por la UE.

Alto nivel de coincidencia existe entre los planteamientos de socialistas y populares con los de Coalición Andalucista, aunque su enfoque está en que los centros de decisión económicos se asienten en territorio andaluz.

Lejos de criterios de mercado, IU se decanta por fórmulas empresariales de corte social y por la diversificación desde la perspectiva industrial y energética, con las renovables al frente. Plantea, además, la lucha contra la deslocalización de las multinacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios