28-F, Julián Álvarez santifica el Gibraltar andaluz

  • El líder andalucista celebra el Día de la comunidad con una reclamación de la soberanía del Peñón junto al 'New Flame'

La gente de Gibraltar vive en la Roca -de la que tomó su nombre Rock Hudson-, pero son los llanitos. Los llanitos hablan con acento andaluz. Julián Álvarez, candidato de CA, también. Ayer, 28-F, era su día, de Andalucía para el andalucista. Álvarez no le dio un beso a la bandera como Arenas. Se montó en un barco en La Línea y fue a ver el New Flame hundido.

El aspirante prefirió santificar el 28-F con reivindicación y no con golpes de pecho. El New Flame ahora es símbolo contra el bunkering, el repostaje de barco a barco en plena Bahía de Algeciras. Y como en Gibraltar aún Dios salva a la reina, Álvarez sí cogió esas dos banderas. Gibraltar andaluz, dijo, antes de enumerar las exigencias que planteará al Gobierno del Peñón y sus medidas para liquidar la inseguridad marítima y la contaminación "crónica" de la también bella bahía.

El andalucista se embarcó en el Mo-Fan con viento del sur. Dirección a un trozo de chimenea azul que emerge agónica del mar azul, Álvarez se cruzó con las gasolineras flotantes que piensa mandar a pique. Huele a fuel.

El Tratado de Utrecht sólo reconoce a Gran Bretaña las aguas del puerto del Peñón, pero, de facto, Gibraltar se ha hecho con aguas jurisdiccionales. A una media milla del ex buque chatarrero una patrullera y una lancha rápida de la policía llanita detienen a Álvarez: "Fuera, por favor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios