IU pide el único voto útil frente a la 'política del violinista' del PSOE

  • Llamazares advierte en Cádiz de que Zapatero volverá a "coger votos con la mano izquierda para gobernar con la derecha" · Propone crear el Ministerio de la Mujer

Comentarios 1

Izquierda Unida (IU) defiende su papeleta como el "único voto útil" para impulsar un giro político. Ayer pidió en Cádiz el respaldo de la marejada de izquierdas "rebelde e insatisfecha"-"la que se opuso a Iraq y al decretazo"- frente a la "débil" alternativa del Partido Socialista (PSOE), que "no ha sabido aprovechar el impulso que le dio la sociedad en 2004 para hacer cambios reales". El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Gaspar Llamazares, que celebró un mitin en el Palacio de Congresos de la capital, advirtió a los electores sobre la "política del violinista" de José Luis Rodríguez Zapatero. "Cogerá vuestros votos con la mano izquierda y hará políticas con la derecha, políticas de centro, y políticas de derechas", proclamó el candidato alentado por la agrupación provincial y por más de 500 simpatizantes.

El evento comenzó a mediodía con un minuto de silencio en señal de duelo por las últimas víctimas de la violencia machista. Llamazares aprovechó el hilo para exponer su programa sobre género, encabezado por la creación de un Ministerio de la Mujer que organice y dirija las políticas de igualdad del país. "La ley de violencia de género no es suficiente; nos enfrentamos a algo más profundo, que tiene que ver con la cultura y la educación, con cuestiones de fondo de la sociedad que obligan a una revisión de las leyes", se comprometió.

La formación de izquierdas propone cambios en la normativa sobre el aborto para que las mujeres puedan decidir sobre su maternidad y para que los profesionales tengan garantías de que "no serán sometidos a un juicio inquisitorial, como ha ocurrido con los médicos de Leganés", según ejemplificó Llamazares durante el mitin secundado por Ignacio García (candidato por Cádiz al Parlamento andaluz), José Antonio Barroso (aspirante al Congreso) y Antonio Roldán (coordinador provincial).

Mediante metáforas e imágenes, frente a un par de ondeantes banderas republicanas, el candidato a la Moncloa se afanó en diferenciar su propuesta política del bipartidismo liderado por Rajoy y Zapatero: "Son la Coca Cola y la Pepsi", ironizó; "el blanco y el negro que se funde en gris frente al violeta de la República, el rojo y el verde". "Es el PP de la cabeza que embiste y el corazón en la cartera", y "el PSOE de las políticas camaleónicas, que intenta servir al mismo tiempo al trabajador y al empresario y que pretende hablar de políticas sociales al mismo tiempo que desarrolla una economía neoliberal".

En clave económica, Llamazares describe el modelo del país como "precario", "injusto", "insostenible", "sin alternativas", dedicado a la "proletarización de la clase media", con 11 millones de trabajadores por debajo del umbral de los 1.000 euros al mes frente a los 900.000 anuales (75.000 al mes) que se embolsan los ejecutivos de las empresas del IBEX 35.

"Frente a la subasta" protagonizada en campaña por los grandes partidos, en referencia a las ayudas y rebajas fiscales ofertadas, el líder de Izquierda Unida propone protección para los parados, recuperación de la intervención pública en la economía nacional y mejor calidad en el empleo. "No rebajaremos los impuestos, sino que haremos que las grandes fortunas que los eluden sean perseguidas", concedió, ante el entusiasmo del público.

Los formación gaditana de IU -"sólida y fuerte", le apuntó Barroso a Llamazares- insistió en la necesidad de apear a Chaves de la Junta por abanderar un "socialismo rosita y edulcorado", "desatender" la educación, "por el gran fracaso de Delphi" y por mantener la comunidad andaluza "entre las más pobres", enumeró García, que insistió al electorado de izquierdas en que no desvíe su voto al PSOE: "Ojito con el voto útil, porque puede ser que resulte útil para CiU y para Cataluña, y no para Andalucía".

José Antonio Barroso, candidato por Cádiz al Congreso, recuperó el discurso más duro e irónico de la izquierda en el mitin gaditano. Repartió descalificaciones entre "la izquierda sedicente y epicúrea del PSOE" y la "derecha tramontana del PP", y volvió a achacar a sus líderes la práctica de una "política mortadeliana": "Capacidad de transformación igual no se ha visto. Pueden ser desde circunspectos hombres de Estado o dinamiteros del 34", comparó Barroso, antes de ridiculizar el debate entre "el serio registrador de la propiedad" (Rajoy) y "el vendedor de El Corte Inglés" (Zapatero), "que dice eso de 'ya es primavera en El Corte Inglés' y empieza a repartir dinero de forma mentirosa y torpe". El alcalde de Puerto Real narró la "historia de la teta" de su hija Olga, que no quiere los 2.500 euros de ZP sino que le garanticen que su hijo tendrá una guardería pública cuando cumpla un año, y cerró enardeciendo al aforo: "¡La izquierda tiene que hacerse necesaria, hagámonos necesarios!".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios