Esperanza con sabor a mitin

  • La campaña retrata las carencias y fortalezas de la comarca de la bahía gaditana que pretende recuperar el esplendor tras reconversiones y deslocalizaciones

La Bahía de Cádiz tendrá a su disposición, en los próximos años, más de 1.600 millones de euros para crear industrias y empleo. Esta es la buena noticia, la parte positiva. Pero, como es evidente, ninguna medida como ésta es necesaria si no se parte de una realidad, cuanto menos, poco halagüeña.

Los siete municipios que forman esta comarca de la provincia gaditana –Puerto Real, El Puerto, San Fernando, Chiclana, Rota, Jerez y Cádiz– han sido durante décadas la cara y la cruz de un panorama laboral e industrial marcado por continuos altibajos. Los astilleros han sufrido históricamente este vaivén pero, como siempre en campaña, los hechos cambian según quién los cuente.

Para el PSOE, nunca antes se ha contado con tal cantidad de carga de trabajo e inversión para construir barcos. Es cierto y así lo reconocen los propios trabajadores. Sin embargo, en el otro lado, el PP saca a relucir lo que también han criticado los sindicatos: la falta de una cualificación que se ha ido perdiendo con las distintas reconversiones y falta de mano de obra para atender pedidos.

Pero si ha existido un conflicto laboral en el último año que ha traspasado cualquier tipo de fronteras ese ha sido el cierre de la empresa Delphi. El pasado 22 de febrero se cumplía un año del anuncio del cierre de una factoría que, entre fijos, eventuales y contratas, daba empleo a más de 2.000 personas.

Hoy, lo que podría parecer una situación complicada, un déficit en número de empleos en caída libre –de hecho, en febrero se superó la barrera de los 113.000 desempleados en la provincia–, se ha convertido, según la versión de los gobernantes socialistas, en “una gran oportunidad para el empleo”. La comarca tendrá a disposición de empresas y administraciones 100 millones de euros financiados por el Ministerio de Industria.Además, el PlanBahía Competitiva –desarrollado por la Junta en colaboración con el Gobierno central–, aplicará otros 1.500 millones de euros. Todo, a la espera de la puesta en marcha del que se prevé como el segundo parque tecnológico más importante de Andalucía, tras el de Málaga: Las Aletas.

¿Es casualidad que todo comenzara en Delphi y no antes? La presión de ciudadanos y trabajadores hizo que Junta y Gobierno central se volcaran en una zona ya de por sí deprimida que ahora, un año después, se ha visto irremediablemente obligada a mirar a otro futuro industrial: el de las energías renovables, fotovoltaicas, biodiésel.... Algunas ya han comenzado a instalarse.

Los dos grandes partidos, a priori los que tienen posibilidades reales de gobernar, se afanan estos días en realizar nuevas promesas de pleno empleo –según Chaves, en cinco años– y de apoyo a los empresarios. Mientras, la provincia de Cádiz se prepara para dar un giro hacia un futuro industrial desconocido pero alentador.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios