Cuota y tesón

COMENZABA la década de los 90, cuando Ana Rico Terrón, candidata número siete del Partido Popular al Parlamento de Andalucía, daba sus primeros pasos en la política institucional. El PP trataba de centrarse y modernizar su imagen. Los entonces influyentes democristianos, ante la ausencia de mujeres en la candidatura popular para las municipales del 91, que encabezaría Fernando Taboada, convencieron a José Miguel Fernández Pellegrina, de que era deseo del entonces secretario general, Francisco Álvarez Cascos, que se incluyera a la joven trabajadora de la Tesorería de la Seguridad Social en la lista. Nadie se atrevió a molestar al todopoderoso mandamás para contrastar la información.

Así fue como Ana Rico accedió a la Casona del Parque, primero en la oposición, y luego en el gobierno, ya con Celia Villalobos de alcaldesa. Rico, con su inseparable Javier Berlanga -los llamaban Zipi y Zape-, fueron empapándose de la vida municipal y cuando llegó la hora, se les convocó para participar en el gobierno de la ciudad. Primero como responsable del área de Medio Ambiente, en donde pasó el amargo trago de verse imputada en el llamado caso Limasa, relacionado con el pago de unas obras que no habían llegado a realizarse. Posiblemente, esta sería la causa de su cambio de destino. Fue una sorpresa que fuera designada como concejal de Cultura, gestión de la que salió sana y salva por su tesón y por su habilidad para dejar hacer en el siempre complicado mundo de la intelectualidad.

La marcha a Madrid de Villalobos dejó a Rico un poco huérfana y ya no repitió en el Consistorio. Sería precisamente la ex ministra malagueña la que la rescatara para la vida política activa buscándole un hueco a su lado como asistant. Su lealtad a las siglas populares se ha visto ahora recompensada con su inclusión en la lista autonómica, aunque la rumorología la situaba en el Senado. Tampoco hay que olvidar que cuenta con la simpatía de Javier Arenas. Por cierto, que Ana Rico se marcó unos pasos de la Macarena de los Del Río para celebrar el nombramiento de Arenas como presidente regional del PP en el congreso celebrado en Granada en 1993.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios