Chaves ve "triste" que la oposición dé ya por perdidas las elecciones

  • El candidato asegura que afronta la campaña "como un chiquillo con zapatos nuevos" y afirma que trabajará para que, después de 18 años, los ciudadanos aún confíen en él

Comentarios 1

Que un partido que concurre a unas elecciones aspire a ganar no es noticia. Sí lo es, en cambio, que simplemente anhele a que el aventajado saque el peor resultado dentro de su escenario favorable. El candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta, Manuel Chaves, confirmó ayer la primera premisa: "Queremos ganar y hacerlo con el máximo respaldo posible", dijo en su primera comparecencia dentro de una maratoniana jornada que le llevó a Cádiz capital, Chiclana, Chipiona y Jerez. En cuanto al segundo punto de partida, el aún presidente andaluz tenía en bandeja su reflexión: "Es triste que los demás den por perdidas las elecciones de antemano". Durante las últimas semanas, ha quedado patente que los grupos de la oposición pretenden que el PSOE andaluz no obtenga los 55 escaños que le brindarían la mayoría absoluta algo que, evidentemente, implica que ya han aceptado que no tienen opciones reales de imponerse en las urnas, lo que "quita credibilidad a sus propuestas", sentenció Chaves.

Frente a este panorama, el cabeza de lista del PSOE-A puso un ejemplo muy gráfico para explicar cómo afronta la campaña: "Me siento como un chiquillo con zapatos nuevos". Chaves insistió en que tiene "más ganas, más ideas y más experiencia que nunca", un comentario que encaja con un mensaje que los socialistas se están empeñando en transmitir estos días: ni su proyecto político ni su candidato están agotados a pesar de llevar 18 años en el poder. El presidente andaluz se mostró convencido de que los ciudadanos no presentan "hartazgo" hacia las siglas ni hacia su persona. "Lo importante no son los años que llevamos, sino ver si ese tiempo ha servido o no", dijo Chaves, quien dio por hecho que los andaluces pueden identificar a su partido o a él mismo con el cambio que, mantiene, ha experimentado la Comunidad. "Yo trabajaré para que la gente siga confiando en mí", afirmó.

Cuando alude al cambio de Andalucía, Chaves se refiere "al rumbo de convergencia que ha tomado la región en todos los aspectos de la vida, desde lo económico a lo político, pasando por lo social y lo cultural". Ese avance, asegura, lo sabrán ver los electores, si bien asume que el votante del PSOE es "más crítico y se decanta más tarde" por el sentido final de su papeleta. El candidato socialista indicó que el hecho de que se reflexione el voto es positivo, si bien no dudó en lanzar una advertencia: "Corremos el peligro de que lo andado se frene si la derecha avanza; el 9 de marzo podemos evitar ese riesgo con nuestro voto". En este punto, Chaves echó mano de la coletilla de "no es lo mismo" para dejar claras las diferencias de las políticas del PSOE y del PP en asuntos como la paridad, una afirmación que realizó en Chipiona en un acto sectorial con mujeres que rompieron en aplausos cuando escucharon que "a las jóvenes no hay quien las detenga y yo las voy a ayudar como presidente de la Junta". Para ahondar en el fantasma de la derecha -Chaves suele usar este término cuando se refiere al PP-, indicó que "en Andalucía siempre nos ha ido mal con ellos, y no podemos olvidar que hundieron a la Comunidad en la miseria, el paro y la pobreza". "Nos quitaron dinero y nos llevaron a los tribunales cuando tratamos de completar las pensiones mínimas", manifestó, a lo que añadió que "ya sabemos lo que representa la derecha, y eso que hoy no voy a hablar de que nos engañaron el 11 de marzo o de que nos llevaron a una guerra ilegal".

Chaves también se reunió ayer con empresarios turísticos en Chiclana, donde advirtió de la necesidad de estar preparados ante el desarrollo de mercados emergentes, como el de China.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios