Arenas se centra en propuestas y deja el ataque para el cara a cara

  • El candidato del PP sale "satisfecho" del envite y considera que ha dado "un paso importante" en su aspiración de presidir la Junta · Se centra en el programa y elude el enfrentamiento directo con Chaves

Comentarios 3

Javier Arenas inició su intervención en el debate de Canal Sur con el mensaje que quiere transmitir en campaña; el cambio debe imponerse en una tierra gobernada durante 25 años por el PSOE. Y lo cerró de la misma forma. Pidiendo a los andaluces "una oportunidad para gestionar el futuro de Andalucía".

Arenas llegó sobre las 19.15 horas a los estudios centrales de Canal Sur "inquieto" ante el reto, según reconoció a los periodistas. Como líder de la oposición, era el que más tenía que ganar, pero debía demostrarlo. Pese a que en una comparecencia posterior al debate entonó el mea culpa, en nombre de todos los intervenientes, por el poco tiempo para preparar el programa, parecía conocer el formato. El popular lanzó en cada bloque una pregunta al que ha sido presidente de la Junta, continuó con la exposición para tener la última palabra, miraba alternatativamente a la cámara o a Chaves y contestaba en pocas palabras los ataques de los candidatos de IU y Coalición Andalucista. Y hasta en siete ocasiones se quejó de la falta de tiempo para contestar.

A la espera de un Arenas más incisivo, el debate ofreció a un candidato moderado, en la tónica de campaña. Propuestas y que sean otros los que muestren una imagen más agresiva. Frente al "dáles caña" que se le pide a Rajoy, Arenas opta por la "moderación y el centrismo". Esta semana reconocía la 'blandura' de su discurso, pero se comprometió a continuarlo a la espera de conocer los resultados de la estrategia.

El 'cara a cara' con Chaves, que se empeña en dar como "posible", puede marcar un giro en la estrategiadel popular. Mientras tanto, el debate de ayer fue un resumen de losprimeros días de campaña del PP. Arenas aunó propuestas con criticas a la gstión del PSOE en la Junta. En economía, estadísticas e informes que argumentaban su teoría de que "Andalucía es la última". De propuestas, la más popular, bajada de impuestos y mucha micropolítica. De referencias a lo mileuristas a decir que él hace la cesta de la compra.

A las deducciones fiscales, el PP suma la Educación como su gran prioridad. En el segundo bloque, sobre políticas sociales, Arenas volvió a los datos del informe PISA y a los "compromisos incumplidos por Chaves" de un ordenador para cada dos alumnos. La Dependencia, menos, pero sobre todo la Sanidad, provocaron el primer roce directo entre Arenas y Chaves. El motivo, un Estatuto marco del personal de los servicios de salud. Chaves reprochó a Arenas que esa norma que permite la jubilación de los médicos a los 65 años la aprobó el Gobierno del PP. Arenas contestó que la comunidades deciden aplicarla.

El equipo del PP tenía otro recurso. Foto DE Chaves en la primera piedra del travase del Ebro. Arenas después se fue por la tangente al contestar porqué la medida no se recoge el programa del PP nacional y le dijo a Chaves que eso era "falso", lo que molestó al socialista. En un último bloque, se vio al Arenas de la próxima semana. Cómodo todo el programa, aunque excesivamente recto en la silla, dejó la sonrisa para mostrar un lado más duro. Acusar a Chaves de señalarle con el dedo y quejarse de nuevo al moderador. Quizá, el prólogo del debate que protagonizará con Chaves el próximo domingo.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios