Nuevos aires en el andalucismo

Julián Álvarez, candidato de Coalición Andalucista, comenzó anoche la carrera presidencial autonómica con dos frentes abiertos. El primero guarda relación con una de las virtudes fundamentales que se arroga. Efectivamente, como único aspirante que debuta y al frente de una marca inédita (CA), es la "gran novedad" de los comicios. Esta imagen de aire fresco tiene su reverso. Según la última encuesta del CIS, sólo el 28 por ciento del electorado le conoce. Una vez gane notoriedad, el ex alcalde de Écija, donde abrió la campaña sin pegar ningún cartel, tendrá que conquistar los sufragios que los sondeos le regatean.

El secretario general del PA desafía el paisaje demoscópico adverso porque entiende que "es difícil evaluar hasta dónde puede llegar el crecimiento de CA". "Seremos la gran sorpresa de las elecciones", concluyó ayer antes de abrir fuego sin ambages. Álvarez inició la campaña convocando para sí el voto socialista descontento.

Para convencer, el mensaje más usado por el líder de esta nueva propuesta andalucista es el de que representa "la única opción de cambio real". Antes de que el número uno por Sevilla se autoproclamara el Obama andaluz, la recurrencia a esta idea ya recordaba al 'Change we can believe in' ('El cambio en el que podemos creer') del senador por Illinois.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios