Arenas encara su tercer asalto a la Presidencia

  • En 1994 y 1996 logró que el PSOE no tuviera mayoría absoluta · Se presenta con un discurso moderado y centrista

Dicen que la vida da segundas e incluso terceras oportunidades. Más dudosas son las cuartas. Javier Arenas volvió a tomar las riendas del PP andaluz en 2004 con el reto de destronar a Manuel Chaves. En el horizonte, cuatro años de mayoría absoluta del PSOE, un escenario más arduo que en sus anteriores estancias en el Parlamento. En su primera convocatoria, en 1994, el político nacido en Sevilla -pero oriundo de Olvera, según sostiene- logró "arrinconar" al Gobierno minoritario de Chaves gracias a la "pinza" que formó con el líder de IU, Luis Carlos Rejón. Hasta 1996.

Una nueva convocatoria de elecciones le deparó el mejor resultado de los populares andaluces, 44 diputados, hasta que Teófila Martínez consiguió dos más en 2000. Arenas se marchó entonces a Madrid, donde siempre se mantuvo al lado de Aznar.

En su regreso a Andalucía, tuvo claro que la cercanía es su don, la "micropolítica". Arenas se enorgullece de haber visitado más de 500 pueblos y ahora, en campaña, acudirá dos veces a cada provincia para concienciar de que "el cambio a mejor es posible", su eslogan electoral. Le aguardan 7.000 kilómetros de carretera, besos y saludos, preguntas incómodas y quejas espontáneas en la calle, pero siempre que pueda volverá a dormir a casa.

Más largo se le hará el trayecto desde Almería, provincia que ha elegido para presentar su candidatura "por ser la más olvidada". Pero ayer inició la campaña en la otra punta, en Huelva. Se rodeó de trabajadores inmigrantes en una finca dedicada a la recolección de la fresa, donde presentó sus propuestas en política migratoria. La más novedosa, un fondo de compensación de 300 millones para los ayuntamientos con mayor presión migratoria. Ni una palabra del contrato de integración que reclamará Mariano Rajoy.

Horas después, Arenas compartía escenario con el líder nacional del PP, que eligió Cádiz, la ciudad "cuna de la libertad", para iniciar su campaña. Volverán a ligar caravana hoy en Córdoba, mañana en Málaga y se desearán suerte en el cierre antes del día de reflexión en Sevilla. "¡A por ellos!", cantaban los 3.000 asistentes al mitin previo al inicio de la campaña. "No queremos revanchismo, ni volver al pasado", les contestó Arenas. El candidato quiere centrar la campaña en "moderación, centrismo y propuestas frente a la crispación, la dramatización y la tensión". "Sí, sí, sí, el cambio ya está aquí", corearon los simpatizantes. Arenas está quizá ante su última oportunidad y no quiere fallarles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios