Con sabor

  • Pedro Payán Sotomayor

A pelú. ¿Cuál puede ser el origen, la etimología de este a pelú? Porque lo que sí sabemos es que significa "echar a suerte". Vamos a indagar un poco. Si nos dirigimos, en principio, al Diccionario de la Academia, nos dirá que pelú es palabra de origen araucano y que en Chile designa un "árbol leguminoso, etc." Ninguna pista por lo pronto para lo que nos proponemos. Seguimos con el mismo Diccionario y más abajo -¡sorpresa!- encontramos el término pelucona. ¿Tendrá relación con nuestro apelú? Puede que sí. Porque dice: Por alusión a la peluca o cabellera larga del busto en estas monedas. "Onza de oro, y especialmente cualquiera de las acuñadas con el busto de uno de los reyes de la casa de Borbón, hasta Carlos IV inclusive." En este caso, la frase completa sería echar a pelucona por "echar a suerte esta moneda". Parece que lo que se ha producido es una forma abreviada, cortada: a pelucona>a pelú. No nos quedarnos contentos si no consultamos la opinión de Antonio Alcalá Venceslada, en su Vocabulario Andaluz, que nos dice: Pelón. "Monedas que el padrino de un bautizo arroja a los muchachos a la rebatiña" Y va a ilustrar su definición con esta breve cita de Muñoz y Pabón: "Ni que fuá a habé pelón de pesetas y duros". Es decir, este a pelón es igual al conocido a pelú, que nos trae tantos recuerdos de aquellos inefables bautizos de nuestra niñez, y que se sigue conservando, con un uso no muy general, para denotar que algo se "echa a suerte".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios