El vicepresidente de la Reserva Federal cree que subir los tipos podría dañar la recuperación

  • Donald Kohn cree que el alza de las tasas de interés para contener la inflación podría perjudicar la estabilidad económica a medio plazo.

Un aumento de las tasas de interés para impedir la inflación podría dañar la reactivación económica, pero la Reserva Federal (FED o banco central) deberá anticipar la necesidad de disminuir su estímulo monetario, según el vicepresidente de la institución, Donald Kohn. Kohn y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, hablaron en la reunión anual de la Asociación Económica Estadounidense, en Atlanta (Georgia, EEUU).

La Reserva Federal, que ante los primeros indicios de recesión en diciembre de 2007 inició cuantiosas inyecciones de dinero en los mercados, ha mantenido desde diciembre de 2008 la tasa de interés de referencia en Estados Unidos por debajo del 0,25 por ciento. "Un ajuste de la política monetaria para disipar las amenazas percibidas de un desajuste de los precios de los activos podría ser costoso en términos de la estabilidad económica a mediano plazo", dijo Kohn.

Según el funcionario, es probable que la economía crezca este año a un ritmo menor que el considerado óptimo por la Reserva y que la inflación se mantenga por debajo del nivel que la Reserva considera aceptable, esto es un 2 por ciento. Sin embargo, añadió Kohn, "tendremos que empezar el retiro del extraordinario estímulo monetario mucho antes de que la economía retorne a los niveles altos de utilización de los recursos".

El Comité de Mercado Abierto de la Reserva, que conduce la política monetaria, "ha sido muy claro en el sentido de que su expectativa sobre esta política depende de las condiciones económicas, incluidas la utilización de recursos, la inflación y la expectativa de inflación". "No nos faltan herramientas para un ajuste de la política monetaria y seremos capaces de aminorar nuestra intervención cuando y de la manera que sea apropiado", agregó.

Por su parte, Bernanke insistió en que debe incrementarse la autoridad de las agencias que regulan la actividad bancaria y financiera para evitar las rachas especulativas, o "burbujas", que luego abren paso a crisis económicas profundas. La "burbuja del sector inmobiliario", que estalló en 2006, condujo a la recesión económica más profunda y prolongada en Estados Unidos desde la Gran Depresión de los años 1930, y ha causado la pérdida de más de 7,2 millones de puestos de trabajo.

Los críticos de la Reserva señalan que un ingrediente que contribuyó a inflar la "burbuja" fue la política monetaria de la Reserva que mantuvo tasas de interés bajas que favorecieron el otorgamiento de préstamos aún a compradores de viviendas sin mayor crédito, y el alza desmesurada de los precios de las casas. Bernanke argumentó que "son muy débiles" los vínculos entre las tasas de interés bajas y el rápido aumento de los precios de las viviendas. Dijo que "debe hacerse un esfuerzo sustancial para fortalecer nuestro sistema regulador a fin de impedir una repetición de estas crisis, y para amortiguar los efectos si ocurriese otra crisis".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios