El turista español resiste, pero se aprieta el cinturón

  • El sector se ve obligado a trabajar con un "escasísimo" margen de rentabilidad

Las previsiones de la Mesa del Turismo auguran que durante este mes de agosto la afluencia de visitantes en España será "similar" a la del año pasado, en torno a los 7,6 millones, pero los efectos de la crisis se notarán más en el turista nacional, que sin renunciar a sus vacaciones tendrá que "apretarse un poco el cinturón".

En lo que se refiere a turismo exterior, el secretario general de la Mesa del Turismo, Félix Arévalo, apuntó que se esperan datos parecidos a los del verano de 2007, si bien "es probable" que se produzca "cierta disminución en el gasto y también en el número de pernoctaciones".

La coyuntura económica actual "es una situación compleja y difícil", y se estima que los principales problemas de demanda se den entre el turismo de la Eurozona y "entre el español, que está apretándose un poco el cinturón, tanto en las salidas al exterior [se han reducido un 2% respecto a 2007], como en los movimientos interiores" del país.

Los turistas nacionales representan cerca del 50% de la afluencia total en España y, pese a la crisis, "el ciudadano medio considera las vacaciones un derecho cuasiconstitucional". Esto es, que no renuncia a unos días de descanso fuera de casa, aunque ahora tenga que elegir "sitios donde le resulte más económico viajar". En definitiva, una vuelta "a las raíces" con el fin de "evitar y reducir gastos", según Arévalo.

Los turistas se dividen, casi a partes iguales, entre los que eligen las costas del Mediterráneo y los archipiélagos, y los que optan por una casa en el pueblo. El 15% restante de desplazamientos nacionales se concentran en playas del Cantábrico y el Atlántico.

Desde la Mesa del Turismo se considera que las verdaderas repercusiones de la crisis las están padeciendo las empresas turísticas, que "están trabajando con escasísimos márgenes de rentabilidad" al no poder "permitirse el lujo de añadir el alza del IPC a sus precios normales". Para el secretario general de la Mesa del Turismo, la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín durante agosto no supondrá un problema para España, al menos "en lo que se refiere a quitarle turismo". "Nuestros visitantes van a venir igual, y verán las Olimpiadas desde la televisión", comentó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios