Los sindicatos piden que la Junta confirme si se cerrará Astilleros

  • Entienden que la administración regional es responsable de las factorías de Sevilla y Huelva, tras haber nombrado a sus nuevos gerentes para hacer frente a los problemas económicos.

Comentarios 5

Los sindicatos UGT y CCOO han emplazado este lunes a la Junta de Andalucía a que "diga públicamente si quiere cerrar los astilleros" de Huelva y Sevilla, manifestando que no están dispuestos a modificar los acuerdos cerrados hace varios meses con la Junta para garantizar la viabilidad de las dos factorías.

Los secretarios regionales de las federaciones del metal de UGT, Manuel Jiménez, y de CCOO, Enrique Jiménez, han informado en rueda de prensa de la reunión que mantuvieron el pasado viernes con representantes de la Junta para analizar la situación de las factorías de Huelva y de Sevilla, que acumulan una deuda de 300 millones y necesitan financiación para reactivar los cinco barcos que tienen en su cartera de pedidos.

Para los sindicatos, la Junta es ahora la responsable de los dos astilleros, ya que, aunque son de capital privado, la empresa propietaria cedió los derechos políticos hace unos meses a dos administradores nombrados por la Junta ante las dificultades económicas a las que le ha conducido "su mala gestión".

Por tanto, la Junta, junto con la administración central a través de la gerencia naval del Ministerio de Industria y de Pymar (sociedad de capital riesgo del sector naval), deben dar una respuesta a la situación financiera de los astilleros, según los sindicatos.

Los dos dirigentes dejaron claro que la "hoja de ruta" pactada con la Junta hace unos meses para solventar la situación financiera "está más vigente que nunca" y no aceptarán, por tanto, que el gobierno autonómico no asuma los compromisos adquiridos.

Compromisos adquiridos

Esos compromisos pasan, según el dirigente de CCOO, por dar tranquilidad a los trabajadores cumpliendo las condiciones pactadas en el expediente de suspensión temporal de empleo (actualmente en vigor en ambas plantas) y que conlleva que la empresa complemente los salarios hasta el cien por cien.

Otro paso es reactivar la carga de trabajo y para ello se necesita financiación, que se cifra en unos sesenta millones en el caso del astillero de Huelva y una cifra superior en el de Sevilla.

Si se empiezan a construir los cinco barcos pendientes entre ambas factorías se podrían generar unos 2.500 empleos, según el dirigente de UGT, quien ha indicado que es importante porque Sevilla "se juega su prestigio como astillero" ante los armadores y, además, sale más caro cancelar los pedidos que ejecutarlos.

Por tanto, han pedido a la Junta que se aclare y "diga qué va a hacer con los astilleros" porque si no se pone construyen los barcos pendientes se tendrán que cerrar.

Han insistido en que la Junta en la última reunión no puso encima de la mesa ninguna nueva hoja de ruta, si bien planteó a los sindicatos que cambiarán de posición porque la situación de los dos astilleros era peor de la prevista, algo a lo que las centrales se oponen porque es una "tomadura de pelo" a los trabajadores.

La última fase para salvar los astilleros es negociar un plan de viabilidad de futuro con la búsqueda de nuevos inversores y en el que se garantice la fabricación de grandes buques en el de Sevilla y el de Huelva el mantenimiento de la industria del sector naval y buscar otros sectores industriales.

La Junta ha quedado con los sindicatos en que mantendrá contactos con el resto de entidades implicadas para tratar de buscar soluciones y en se reunirán dentro de unos quince días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios