Las rebajas ayudan a amortiguar la caída de las ventas de la temporada

  • La temporada de verano se cierra con sólo un descenso en las ventas del 5% respecto a 2007, gracias a que la facturación en rebajas ha sido un 15% superior a la del año pasado.

El secretario general de la Confederación Española de Comercio (CEC), Miguel Ángel Fraile, ha valorado que este descenso en las ventas no ha sido tan acusado como en otros sectores. "Debemos estar bastante satisfechos y exclamar casi un aleluya", ha destacado.

Así, ha estimado que el periodo comercial de primavera-verano (desde el 1 de marzo al 31 de agosto) se va a cerrar con ventas un 15 por ciento inferiores en los artículos electrónicos y electrodomésticos y de hasta un 40 por ciento menos en el sector del mobiliario.

Fraile ha subrayado que la campaña de rebajas de verano, que en la mayoría de comunidades finaliza mañana o el próximo fin de semana, ha sido "buena", especialmente en los primeros quince días de julio, con una venta en torno al 15 ó 20 por ciento superior a la de las rebajas del verano pasado.

Entre los factores que han favorecido este aumento, el secretario de la CEC ha destacado la existencia de un 20 por ciento más de productos rebajados, sobre todo ropa y calzado, y unos descuentos muy altos.

Las mejores ofertas se han encontrado en el sector dedicado a los jóvenes, a la ropa de baño y al textil del hogar, así como en el de electrodomésticos con descuentos que desde el primer día se han situado entre un 30 y un 50 por ciento.

En cuanto a la nueva temporada de otoño e invierno, Fraile ha vaticinado que será "difícil" aunque los consumidores podrán encontrar productos "muy atractivos" ya que el comerciante sacará a la venta artículos con precios "muy ajustados".

"En épocas en las que la demanda no tira, el precio, la calidad y los servicios mejoran; va a haber buenas oportunidades", ha insistido Fraile quien se ha mostrado convencido de que el "miedo psicológico" está influyendo en el consumo.

"Nadie duda de que la evolución del consumo viene marcada por un componente psicológico porque ningún consumidor ha perdido un poder de compra en torno al 20 o el 30 por ciento", ha aseverado Fraile, tras lo cual ha apuntado que la idea de que estamos "ante una grave crisis y que lo peor está por venir ha calado muy hondo en el consumidor".

A su juicio, el ciudadano está ahorrando en previsión de que pueda hacerle falta dinero, una situación que no favorece el consumo, por lo que ha animado a las autoridades tanto estatales como autonómicas a lanzar a la población "un mensaje más optimista y realista porque no es para tanto".

Para el portavoz de la Confederación Española de Consumidores y Usuarios, Antonio López, la campaña de rebajas ha sido buena "tal vez porque en periodos de crisis el consumidor compra más cuando hay descuentos".

"El consumidor ha percibido que había mejores rebajas y por eso ha acudido a los comercios más que en años anteriores", ha añadido López, quien ha destacado que apenas ha habido reclamaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios