Los promotores ofrecen un nuevo modelo de viviendas 'concertadas'

  • La propuesta lanzada al Gobierno garantizaría al comprador del inmueble un tipo de interés fijo durante cinco años

El presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), Guillermo Chicote, propuso ayer al Gobierno, como alternativa a la VPO, un tipo de vivienda "concertada" a través del que se garantice al comprador un tipo de interés fijo durante cinco años. A juicio de Chicote, el problema al que se enfrenta actualmente el sector es que el comprador "ha perdido confianza en el sistema económico" debido, en parte, a la evolución de los tipos de interés, por lo que se le hace difícil "tomar una decisión de compra".

Esta propuesta a caballo entre la VPO y la vivienda libre podría actuar como elemento dinamizador del mercado, según el presidente de la APCE, quien se mostró crítico con algunas de las soluciones propuestas por el Gobierno para aliviar la difícil situación de la actividad inmobiliaria.

En su opinión, uno de los temas más preocupantes es el exceso de stock de viviendas, que, en caso de que no se vendieran, representaría graves problemas. "Desgraciadamente, la gran solución no existe, existen la suma de soluciones, pequeñas parcelas de soluciones", apuntó. Una de ellas pasa por la conversión de ese stockaje de viviendas en VPO, pero Chicote puntualizó que se trata de una alternativa "lenta y difícil", ya que "las autoridades locales dicen mucho pero hacen poco".

"Hay una inversión realizada y si esta inversión no se puede amortizar, difícilmente se podrán acometer otras actividades", se lamentó, tras recordar que otro de los grandes problemas del sector son los tipos de interés. "El precio del dinero es lo que nos está apretando", aseguró, destacando también la creciente dificultad para acceder a financiación.

De acuerdo con las estimaciones realizadas por la patronal que preside, el presente ejercicio finalizará con la construcción de unas 400.000 viviendas, una cantidad que resulta bastante inferior a 641.000 edificadas durante el pasado año. En este sentido, Guillermo Chicote advirtió que, de no haber nuevos proyectos y si el desempleo aumenta en 2008, el año que viene, el panorama en lo que a las cifras de paro se refiere puede ser "trágico". "Tenemos empleados directamente a 1,3 millones de obreros, y mantenemos cerca de 700.000 puestos de trabajo indirectos. Si la actividad baja a la mitad, las consecuencias pueden ser lamentables", insistió.

Por último, el presidente de la APCE reconoció que el sector de la construcción ha ganado mucho dinero en los últimos años, pero recalcó que esto es "lícito" y que la sociedad también se ha beneficiado de estas plusvalías a través del superávit fiscal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios