La crisis y la precariedad laboral arrastran hacia 'Gran Hermano'

  • Un estudio alerta de la necesidad de potenciar el empleo juvenil

Comentarios 7

La dificultad para encontrar un empleo y la precariedad laboral tras la obtención de títulos superiores (Formación Profesional Superior o Universidad) lleva a que "algunos jóvenes busquen atajos frente a la formación para conseguir un estatus social: desde la emigración, el deporte de élite, la estrategia matrimonial, la delincuencia o algunos programas de televisión como Gran Hermano", explicó ayer Gabriel Alconchel, director general del Instituto Nacional de la Juventud en la Universidad de la Olavide. El acto donde participó fue la presentación de la revista Reflexiones sobre la juventud del siglo XXI, un ensayo que demuestra que los jóvenes perciben que el esfuerzo personal que requiere una titulación académica no es directamente proporcional con la recompensa que se puede obtener, de modo que, para ellos, ha disminuido la rentabilidad económica a la hora de apostar por los estudios posobligatorios, lo que puede conllevar al abandono temprano de los mismos.

Alconchel incidió en que "la crisis económica se está cebando especialmente con los jóvenes", que se ven obligados a alargar "la situación de dependencia de la familia al crecer los obstáculos para la emancipación y la precariedad laboral". En el artículo de la revista, Trayectorias y Transiciones, el profesor Enrique Gil, de la Universidad Complutense, explica que esta falta de oportunidades que sufren los jóvenes "es el fenómeno de los mileuristas".

Ante esta situación, Gil considera que "los empleos y los salarios están cada vez más desconectados de los méritos académicos y profesionales". De ahí que "crezca el abandono temprano de todos los niveles". Gil recuerda que en periodos anteriores "al sacar una carrera se obtenía una salida profesional de por vida, pero ahora ya no ocurre lo mismo".

Pese a esta realidad, el director general del Instituto Nacional de la Juventud quiso ayer mostrarse optimista y reseñó que, si la tasa del desempleo juvenil general en España es del 39%, aquéllos que tienen una formación superior representan sólo el 9%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios