La industria auxiliar agraria busca mercado en Marruecos

  • El Salón Internacional de la Agricultura de Mequínez ha reunido a 18 empresas de la región animadas por las oportunidades de negocio y el impulso del plan verde en el país vecino

"Marruecos es un país igual de difícil que los demás para hacer negocio. Se equivoca el que venga aquí pensando que venimos a engañar o hacer dinero fácil". En forma de franca advertencia se refería José Manuel Hernández, director de exportación de la sociedad sevillana Establecimientos Hefe, comercializadora de fertilizantes, al riesgo y a la oportunidad al tiempo de aterrizar en el mercado magrebí desde su stand del Salón Internacional de la Agricultura de Mequínez (SIAM), que cerró ayer sus puertas.

Andalucía, haciendo valer la vecindad y la lenta pero progresiva penetración de sus empresas en el tejido agroalimentario marroquí, obtuvo mayoría absoluta entre las comunidades autónomas: 18 sociedades en el recinto ferial de la ciudad imperial para mostrar la oferta de la industria auxiliar agrícola de la región. Este año debutaba Extenda -que acompañaba a 7 empresas- compartiendo honores con el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) bajo un mismo pabellón de bandera hispana que, según titulaba algún medio de comunicación, impresionó al monarca Mohamed VI, quien se detuvo en él y saludó efusivamente al embajador español en Marruecos, Luis Planas, ex consejero andaluz de Presidencia y Agricultura. El monarca, en su visita el miércoles, primer día de evento, se interesó por rebaños de cabras que habían viajado desde la provincia de Málaga y de Granada. El intenso calor de la primera jornada y el protocolo real paralizaron el primer día de trabajo para estupor de los neófitos en Marruecos.

El know-how de las sociedades españolas y francesas, países de fuerte tradición agrícola, halla con este impulso público una oportunidad duradera en los aún atrasados sistemas de producción marroquí. La predominancia de pequeñas explotaciones agrícolas en determinadas zonas del país hace que el cliente al que las sociedades andaluzas tratan de colocar sus productos sea fundamentalmente de mediana y pequeña talla. "Trabajamos con medianos y grandes distribuidores, pero predominan los pequeños agricultores", explica Hernández, de Establecimientos Hefe, que llega a SIAM por vez primera, aunque su sociedad dispone de una oficina en Tarudant desde hace cinco. Los productores andaluces exportan desde hace años sus productos desde dos zonas fundamentales de Marruecos: el norte -el eje Tetuán, Tánger, Larache, Asilah- y el suroeste, en el entorno de Agadir.

El olivar, que tradicionalmente se había concentrado en Marruecos en la zona comprendida entre Fez y Mequínez, comienza a ganar terreno por doquier: de Ouxda a Tetuán pasando por el entorno de Agadir y Marraquech. En 2009, según datos ministeriales, se recogieron un millón y medio de toneladas de aceitunas. "El sector vive un despegue fuerte desde hace un par de años o tres. Hay muchos olivares que comienzan ahora a producir. Predominan pequeñas explotaciones y Marruecos se está volcando en la exportación de aceite de oliva a granel", explica a este periódico Antonio Calderón, director de exportación de la sociedad hispalense Talleres González y París, comercializadora de almazaras. La empresa debuta en SIAM este año, pero vende sus productos a Marruecos desde hace una década. "Nuestro sector no sufre la crisis de la misma forma, ya que el que invierte en él es porque tiene suficiente capital. Volvemos, ya que estuvimos en las dos primeras ediciones, después de haber contactado con un cliente importante. Hay mucha gente que se interesa por nuestros productos. Confiamos en la implantación de olivares", asegura David López, director manager de la cordobesa López Garrido, fabricante de maquinaria agrícola.

Pese a la crisis, pese a que Marruecos presume de haberse librado de lo peor del colapso financiero que dejó tocada a la economía mundial hace ya casi dos años y su comercio exterior ha sufrido los problemas adquisitivos de los vecinos europeos, Mequínez fue estos días un ir y venir de profesionales del sector que dejaron razonablemente satisfechos a los empresarios de nuestra región. La tarea será ardua, pero Andalucía confunde sus horizontes con los de este lejano vecino del sur con el que está llamado a entenderse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios