La factura energética eleva el déficit comercial andaluz a los 8.000 millones

  • El saldo negativo creció un 28% durante 2007 y, aunque fue una tasa alta, resultó tres veces inferior a la de 2006 · Sin el impacto energético, la balanza se hubiera apuntado un superávit de 970 millones

La dependencia energética nos salió especialmente cara el año pasado, cuando la fuerte subida de los precios del petróleo disparó el valor de la factura que Andalucía paga en el extranjero por los productos que adquiere para garantizar el suministro de energía. De acuerdo con los datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, esa factura ascendió en 2007 a 8.967 millones de euros -es la diferencia entre lo que exportó y lo que importó en ese capítulo-, un 33 por ciento más que un ejercicio antes. Tal avance no obedeció únicamente a la carestía del crudo, sino también al notable alza de las compras de gas (se multiplicaron por dos) y, en menor medida, de carbón (se elevaron un 18,7 por ciento).

Casi en la misma proporción que la factura energética avanzó el déficit de la balanza comercial andaluza, que empeoró un 28 por ciento, hasta rozar la cifra récord de 8.000 millones de euros. Pese al significativo ritmo que siguió, la tasa de crecimiento resultó tres veces más pequeña que la de 2006. Esta pérdida de brío respondió a una desaceleración de las importaciones, que en 2007 repuntaron un 8 por ciento, frente al 25,38 de un año antes. Aun así, el valor de las compras que la comunidad andaluza realizó en los mercados internacionales continuó siendo muy superior al de las ventas, con 23.800 millones contra 15.800. A ello contribuyó que las exportaciones se mantuvieran prácticamente estancadas, al elevarse un discreto 0,16 por ciento.

En el ascenso de las importaciones fue determinante el tirón de los productos energéticos (las compras aumentaron un 21 por ciento), que ya absorben 44 euros de cada 100 que gasta la región fuera. Tanto influye la factura energética en la balanza comercial andaluza, que si esos productos se aislasen de ella, en 2007 se habría apuntado un superávit de 970 millones.

Respecto a las exportaciones, la fortaleza del euro frente al dólar se convirtió en la principal causa de su frenazo. Entre los productos que evitaron males mayores estuvieron los bienes de consumo duradero (sobre todo electrodomésticos y muebles), las materias primas, las semimanufacturas y los alimentos. Los principales clientes de las exportaciones andaluzas fueron, como viene siendo tradicional, nuestros vecinos europeos, destacando Francia (1.652,67 millones), Italia (1.628,71), Alemania (1.455,59), Portugal (1.359,75) y Reino Unido (1.216,86). El siguiente puesto lo ocupó Estados Unidos, aunque a bastante distancia de los anteriores, con 646,28 millones de euros.

En cuanto a los proveedores más relevantes para Andalucía durante el pasado año, estuvieron muy en línea con el tipo de productos importados: Nigeria (2.409,25 millones de euros), Argelia (1.888), Arabia Saudita (1.505,56), Italia (1.411,42) y Rusia (1.340,29). Algo más alejados se situaron Portugal (984,63 millones), Alemania (974) y China (863,62).

Por provincias, la balanza con peor evolución fue la de Granada, cuyo déficit se triplicó, al superar los 285 millones de euros. No obstante, los saldos negativos de mayor envergadura se dieron en Cádiz (4.342,36 millones de euros), Huelva (3.817) y Málaga (897,61). Sevilla también acabó 2007 con su balanza deficitaria (403,3 millones), si bien logró reducir su registro un 16,67 por ciento. Tan sólo Almería, Córdoba y Jaén terminaron el ejercicio con superávit: 1.091 millones, 625 y 31, respectivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios