"El empresario andaluz necesita conocer mejor dónde se mueve"

  • Manuel González Molina, director del Máster en Humanidades de Dolmen y la UPO, insta a los profesionales a hacerse de un bagaje cultural que les ayude a entender el mundo

-¿Por qué deciden la Universidad Pablo de Olavide y Dolmen embarcarse en un máster en Humanidades para profesionales?

-Pues porque las titulaciones de la mayoría de nuestros empresarios y profesionales los han habilitado para desempeñar sus tareas con un grado de especialización tan elevado, que apenas han dejado hueco a una formación que les permita entender aspectos de la vida real. La formación técnica del capital humano andaluz es envidiable, pero se requieren otras capacidades para sacar el máximo jugo a la gestión empresarial.


-¿Como cuáles?

-Saber expresarse en público y hacer presentaciones, hablar algún idioma, tener nociones culturales e incluso conocer las razones que explican el funcionamiento y la configuración del mundo actual. Si alguien tiene la intención de hacer negocio en Rusia, debe estar al tanto de los graves problemas políticos y territoriales que atenazan a ese país. Y si lo que se quiere es buscar una oportunidad en una feria sectorial en el extranjero, necesitará hablar inglés o, al menos, contar con las habilidades sociales necesarias para poderse desenvolver.


-Se trata de contextualizar mejor la gestión empresarial, ¿no?

-Exactamente; queremos que el máster ayude al ejecutivo o al profesional a conocer mejor dónde se mueve, a situarse en el mundo en el que vive que, por otra parte, es bastante complejo y globalizado. Más aún cuando el principal reto de las empresas andaluzas es hoy su internacionalización.

-¿Podría decirse entonces que nuestros profesionales suspenden en materia humanística?

-No, no es que suspendan, es que no tienen formación en ese ámbito: el sistema universitario español ha tendido a una hiperespecialización que ha dejado de lado lo humanístico y, una vez en activo, los profesionales no encuentran tiempo para paliarlo, debido a sus altas responsabilidades.


-¿Y de qué forma les ayudarán estos conocimientos en su día a día?

-Desde el punto de vista de la organización interna, podrán mejorar, por ejemplo, la gestión o la relación con los recursos humanos e incluso abordar con garantías una cuestión tan de moda como la Responsabilidad Social Corporativa, que requiere habilidades de carácter psicológico y macroeconómico, conocimientos medioambientales... En cuanto al ámbito externo, hoy por hoy el empresario está obligado a mantener relaciones profesionales o comerciales con gente de todo el mundo y las materias que se abordan en el máster inciden en ello. Se pueden perder muchos negocios si no se es capaz de mantener una relación fluida con nuestro interlocutor y aquí no sólo cuenta el idioma, sino también el manejo de la cultura o de cómo se hacen y entienden las cosas en un determinado mercado.

-¿Hay sectores en los que esa carencia de conocimientos humanísticos sea más acusada?

-La verdad es que cuanto mayor es la especialización, más se nota, pero se trata de algo generalizado. En el caso de este máster, la demanda de esa formación ha venido de la mano de una empresa especializada en vivienda social, como es Dolmen, que ya tiene otro máster en Jefatura de Obras. Sin embargo, son profesionales de numerosos sectores los que podrían verse interesados, como, por ejemplo, los que ejercen la medicina.


-Concretamente, ¿a qué perfil se dirige el programa formativo?

-A empresarios de todos los sectores y, especialmente, a los que frecuenten los mercados internacionales; a directivos de grandes compañías, en las que el trato con otras culturas sea moneda corriente; a profesionales que presten servicios a esas empresas, y a funcionarios de la Administración que tengan responsabilidades en el diseño o la ejecución de las políticas públicas.

-¿Tienen una estimación de cuántos alumnos se incorporarán a la primera edición del curso?

-No. La preinscripción estará abierta hasta el 30 de agosto, y somos conscientes de que, al ser la primera edición, no será una cifra demasiado elevada, pero estamos convencidos de que el boca a boca jugará a nuestro favor para los próximos cursos. De hecho, hay una demanda importante y por eso se presentó en la sede de la CEA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios