La economía prosigue la desaceleración, que fue más pronunciada en el cuarto trimestre

  • La economía española prosigue la desaceleración iniciada en la segunda mitad de 2007 y agudizada en el cuarto trimestre, lo que no le impidió registrar un crecimiento del 3,8 por ciento y un aumento del empleo del 3 por ciento.

Comentarios 6

Además, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Producto Interior Bruto (PIB) tuvo un aumento intertrimestral del 0,8 por ciento y del 3,5 interanual, de acuerdo con la "fase de desaceleración" que vive la economía.

Pese a moderarse, el crecimiento de 2007 fue más equilibrado, según destacó el secretario de Estado de Economía, David Vegara, quien recordó que la economía española sigue siendo la que más crece entre sus socios europeos y está "más preparada que nunca" para afrontar una coyuntura "más complicada".

De igual modo, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció en Valladolid la desaceleración económica, que no es, subrayó, ni una crisis ni una recesión, y añadió que hay recursos ahorrados para apoyar las situaciones "menos fáciles" y a los sectores con "más dificultades".

El cómputo anual de 2007, primer año en el que el PIB superó el billón de euros (1,05 billones) arroja un crecimiento sólo una décima inferior al de 2006.

No en vano, en los dos primeros trimestres el crecimiento tocó techo con registros del 4 y del 4,1 por ciento, para desacelerarse al 3,8 en el tercero y tres décimas menos en el cuarto, el más afectado por la coyuntura internacional.

El crecimiento más equilibrado fue posible porque el sector exterior restó siete décimas, cinco menos que un año antes, mientras se moderó la demanda interna -consumo e inversión-, cuya aportación fue de 4,6 puntos, también cinco décimas menos.

En un contexto en el que, según el INE, la confianza de los consumidores se ha ido reduciendo "paulatinamente", el consumo de los hogares se desaceleró seis décimas, al crecer el 3,1 por ciento.

En el caso del cuarto trimestre, el gasto de los hogares subió sólo el 2,7 por ciento, de acuerdo con una confianza en la economía aún más negativa.

El gasto público, sin embargo, se aceleró en 2007 y creció el 5,1 por ciento -tres décimas más-, aunque se moderó en el cuarto trimestre (4,4 por ciento), algo que no es habitual, pues suele acelerarse con los cierres presupuestarios de las administraciones.

La parte más dinámica del gasto siguió siendo la inversión (que subió el 5,9 por ciento) y sobre todo la destinada a bienes de equipo, que aumentó el 11,6 por ciento.

Esto supone, según Vegara, que la economía "gozará de una mejor dotación de capital" para el futuro, como también lo refleja, dijo, la evolución de la productividad, que subió el 0,8 por ciento el año pasado, casi el 1 por ciento en el cuarto trimestre.

El sector más castigado, la construcción, vio caer el aumento de su inversión dos puntos, hasta el 4 por ciento, mientras su actividad se moderó casi a la mitad, al crecer sólo el 2,8 por ciento, frente al 5 de un año antes.

La industria aceleró algo su actividad, hasta el 3,1 por ciento -dos décimas más que en 2006-, aunque se ha ido moderando desde el primer trimestre.

El sector servicios, que soporta más de la mitad del PIB, ha mejorado una décima, hasta el 4,2 por ciento, mientras que las ramas agraria y pesquera aumentaron su actividad 1,4 puntos más que en 2006, el 3,8 por ciento.

El sector exterior sigue mejorando y resta mucho menos al crecimiento que antes (siete décimas en el conjunto del año y sólo cuatro en el cuarto trimestre) gracias a la ralentización de las importaciones (6,6 por ciento) y la mejora de las ventas (5,7 por ciento).

Sin embargo, la desaceleración económica también ha afectado en los últimos meses a las exportaciones, que crecieron el 5,1 por ciento en el cuarto trimestre, dos puntos menos que en el anterior, debido, según Vegara, a la menor actividad económica de los principales socios comerciales, especialmente la zona euro.

Vegara se mostró convencido de que el crecimiento volverá a tasas "superiores" cuando cesen los efectos de las turbulencias financieras y se recuperen las economías estadounidenses y de la zona euro.

En cuanto al empleo, el aumento del 3 por ciento equivale a la creación de 550.000 puestos de trabajo a tiempo completo. En el cuarto trimestre creció el 2,5 por ciento (471.000 empleos).

Tras conocer estos datos, el secretario ejecutivo de Economía y Empleo del PP, Miguel Arias Cañete, afirmó que España está "al borde de una crisis económica importante", mientras el Gobierno "dice que no pasa absolutamente nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios