"La economía española cuenta con suficiente margen de ajuste"

  • Seguro de que el sector inmobiliario remontará el vuelo, piensa que nuestro país superará la difícil coyuntura por la que atraviesa, aunque advierte que se necesitan medidas creíbles

-La coyuntura no da tregua a la banca: escasez de liquidez, pinchazo del boom inmobiliario, ralentización del consumo, aumento de la morosidad... ¿Están preparadas las entidades españolas para afrontar este escenario?

-Sí, se han tomado medidas y se han adaptado los criterios de actuación. El sector financiero español disfruta de una gran solvencia, gracias, en buena parte, a las provisiones anticíclicas que en su día impulsó el Banco de España y a una alta profesionalidad. Se ha mantenido ajeno a las consecuencias directas de la crisis de las hipotecas subprime, aunque sufre, naturalmente, las consecuencias indirectas de la falta de confianza internacional interbancaria. En cualquier caso, el tiempo aclarará las cosas a nuestro favor.

-¿Cuáles serán las líneas estratégicas del Banco Sabadell para hacer frente a ese escenario?

-El banco se mueve con una relativa comodidad en ese escenario, ya que tiene, posiblemente, uno de los balances más líquidos del sistema financiero español, con sólo un 40% de la inversión a más de tres años. Pero, mientras subsista el mal funcionamiento de los mercados financieros, nuestra velocidad de crecimiento vendrá marcada por nuestra capacidad para captar recursos de clientes.

-¿Propiciará esta difícil coyuntura operaciones de fusiones o compras en el sector?

-La situación actual es poco proclive a ese tipo de operaciones, pese a que los precios de las entidades financieras son bajos.

-¿Barajan ustedes entrar en esa dinámica?

-Durante los dos próximos años, nos centraremos en el avance del beneficio por acción y en consolidar un nivel de beneficios ordinarios que puedan catapultar a la entidad hacia el crecimiento cuando se normalicen los mercados.

-¿Teme que la morosidad se dispare en el sistema financiero ante el endeudamiento de las familias?

-La morosidad aumentará de manera continuada, mientras persista la actual crisis económica. Hasta dónde, no lo sé, pero probablemente se dupliquen las ratios, sabiendo que partimos de las más bajas de nuestra historia. La capacidad de soportar tasas superiores de morosidad sin afectar de modo sustancial a las perspectivas de sostenibilidad de resultados es el reto que en Banco Sabadell pensamos que podemos superar con una gestión adecuada.

-¿Serán ustedes más selectivos en la concesión de créditos?

-No. Seguiremos fieles a nuestros criterios de riesgo. La inversión crecerá al ritmo de los depósitos que podamos captar, y los buenos proyectos tendrán nuestro respaldo financiero. Los diferenciales sobre el Euríbor que aplicamos a los clientes sí serán bastante más altos, porque es lo que dicta el mercado.

-¿Cómo ve esta crisis? Hay quien dice que será más profunda de lo que parece...

-La profundidad creo que dependerá de la credibilidad con la que la economía española ejecute los ajustes necesarios, tanto en el sector inmobiliario como a escala macroeconómica, con el aumento del ahorro interno.

-¿Tiene la economía española capacidad de reacción?

-Cuenta con una base sólida, aunque el déficit comercial podría ser un lastre y habría que actuar sobre ese factor. También habría que destacar el exceso de oferta inmobiliaria que tenemos, y que tardará unos años en equilibrarse. De todas formas, la economía española tiene suficiente margen de ajuste, pues partimos de una situación de superávit presupuestario. Por otra parte, el nuevo Gobierno es perfectamente consciente de la situación y es muy positivo que una de sus primeras actuaciones haya sido la puesta en marcha de un programa para utilizar el presupuesto público de forma anticíclica.

-¿Remontará el vuelo el negocio inmobiliario?

-El problema al que ahora se enfrenta es consecuencia del desajuste periódico entre la oferta y la demanda. También es verdad que el endurecimiento de la financiación, derivado de las tensiones en los mercados financieros, ha agravado su situación. No obstante, las familias necesitan renovar sus viviendas y existe una demanda latente importante, que está retenida en estos momentos. El negocio inmobiliario es un negocio recurrente y, no puedo decirle cuándo, pero sin duda remontará el vuelo.

-En la última década, el Sabadell ha vivido un intenso proceso de transformación, que lo ha colocado como cuarto grupo financiero del país, ¿por qué fase pasa ahora la entidad?

-Estamos desarrollando el nuevo plan director a dos años, denominado Óptima 09. La intención es poner en valor los negocios y las fortalezas del banco, incrementando la eficiencia y la productividad comercial mediante la optimización del modelo operativo. No es el crecimiento, sino la rentabilidad, lo que hoy pesa más en nuestros objetivos.

-El año pasado, el Sabadell adquirió el Transatlantic Bank de Miami y el negocio de banca privada del BBVA en esa zona, ¿pretenden hacer alguna incursión más en el extranjero?

-No descartamos, a priori, analizar las oportunidades que puedan surgir, pero ése no es ahora nuestro objetivo.

-¿Qué mercados tendrían en el punto de mira?

-Los mercados exteriores en los que estamos interesados son México, Florida y Portugal, porque llevamos tiempo en ellos y ya los conocemos.

-En la presentación de los resultados de 2007 usted anunció un proyecto de colaboración con la italiana Unicredit, ¿han definido ya en qué consistirá esa colaboración y cuál será el retorno de la misma para el Sabadell?

-Esta alianza abre una nueva perspectiva de servicio a nuestros clientes en los países de Europa central y del este, donde Unicredit es un interlocutor privilegiado. Nos beneficiaremos de su enorme capacidad comercial, como ya ocurre con el acuerdo de prescripción firmado con Solbank, nuestra red especializada en banca para extranjeros residentes en España, que es especialmente densa en la costa andaluza. Estamos ultimando acuerdos similares en otras áreas de negocio, como son la gestión de activos y la banca corporativa europea.

-¿Qué planes tienen en el mercado nacional? ¿Cuáles serán sus apuestas de crecimiento?

-Tenemos capacidad para crecer en muchas comunidades autónomas, y en ello estamos. Continuaremos nuestra expansión territorial, aunque, de momento, a un ritmo inferior al previsto, debido al cambio de coyuntura. No renunciamos a crecer y expandir nuestro modelo de negocio especializado en banca de empresas y banca personal en toda España de una forma equilibrada.

-Usted ha dicho que pretende duplicar el peso de Andalucía en el negocio del banco, ¿en qué plazo espera conseguirlo?

-Nos gustaría cumplirlo en tres años, pero quizás la crisis retrase algo su consecución.

-¿Qué papel está jugando la comunidad andaluza en el avance del Sabadell a nivel nacional?

-Muy importante, ya que el negocio evoluciona en Andalucía a un ritmo superior al de la media del banco, de modo que sigue siendo uno de nuestros vectores de crecimiento. De hecho, hoy es la tercera comunidad autónoma que más aporta a la actividad de la entidad.

-¿Sobre qué ejes girará el crecimiento del grupo en la región?

-Nos hemos marcado tres grandes ejes de desarrollo: un aumento significativo de la base de clientes, incremento del negocio transaccional (queremos ser el banco del día a día de nuestra clientela) y más cuota en pymes y en empresas con vocación internacional.

-¿Qué sectores empresariales ve con más potencial en Andalucía y podrían generar más actividad para ustedes?

-Renovables, turismo, agroalimentación e infraestructuras.

-¿Entrarían en el capital de alguna empresa andaluza?

-Tenemos una filial, Bidsa, que invierte en empresas medianas con potencial de crecimiento, para el que requieren capital. Su criterio inversor es temporal, con un horizonte máximo de cinco años. Atendiendo a eso, podríamos entrar como inversión financiera temporal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios