La economía avanzó sólo una décima entre abril y junio

  • Es el peor crecimiento intertrimestral en quince años· El crecimiento interanual se situó en el 1,8%, ocho décimas menos que en el trimestre anterior

Comentarios 15

La economía española creció sólo una décima en tasa intertrimestral entre abril y junio del presente ejercicio, la cifra más baja desde el tercer trimestre de 1993, cuando el PIB experimentó un crecimiento cero, aunque en tasa interanual creció un 1,8% en el segundo trimestre, según los datos de Contabilidad Nacional Trimestral difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El crecimiento intertrimestral se situó dos décimas por debajo del incremento registrado en el trimestre anterior y ocho décimas inferior al logrado hace un año, cuando la economía española creció un 0,9% en tasa intertrimestral.

Por su parte, el crecimiento interanual registrado en el segundo trimestre se situó ocho décimas por debajo del registrado en el trimestre precedente (2,6%) y 2,1 puntos menos que en igual periodo de 2007 (3,9%). Además, representa la tasa más baja desde el primer trimestre de 1996, cuando el PIB aumentó un 1,7%.

El INE apunta también un aumento interanual del empleo de sólo el 0,4%, lo que equivale a la creación de 69.400 puestos de trabajo en doce meses.

El débil crecimiento del segundo trimestre se debió a que la demanda interna sólo aumentó 1,5 puntos en un contexto de fuerte moderación del consumo de los hogares, que sólo subió 1,2 puntos, y de un retroceso de la inversión -el primero desde el primer trimestre de 1996- que fue de dos décimas.

Dicha bajada vino empujada sobre todo por la caída de la inversión en construcción, de hasta 2,4 puntos (la primera desde el segundo trimestre de 1996), mientras que el sector exterior volvió a registros positivos por primera vez desde el primer trimestre de 2001, con una aportación al crecimiento de 0,3 puntos.

Según el INE, estas cifras constatan que la economía española continúa en la senda de desaceleración iniciada hace un año "similar" a la que registran los países de la zona euro.

El consumo de los hogares se ha deteriorado como lo muestran las menores cifras de comercio al por menor, ventas de automóviles o carteras de pedidos, entre otros indicadores, en un contexto en el que la confianza de los consumidores sigue registrando sus niveles más reducidos.

La otra parte que completa la demanda interna, la inversión, experimentó una fuerte caída desde el crecimiento del 2,5% en el primer trimestre hasta la bajada del 0,2%, debido sobre todo por la destinada a la construcción, que presentó una tasa negativa del 2,4% frente al aumento de 0,3 puntos del periodo anterior.

El INE explicó que este descenso es consecuencia de una contracción más intensa en la inversión residencial, que cayó el 6,3%, frente al 1,1% anterior, mientras que la no residencial mantuvo su crecimiento en el 1,9%.

Además, la inversión en bienes de equipo se desaceleró desde el 5,2 hasta el 2,3% en un contexto de moderación de la producción industrial, mientras que la destinada a otros productos lo hizo desde el 6 hasta el 3,3%.

La aportación positiva de la demanda externa, la primera en siete años, ha sido posible en un trimestre en el que se moderaron tanto las exportaciones como las importaciones.

Así, mientras las ventas se desaceleraron dos décimas y crecieron el 4,1%, las compras al exterior se moderaron 1,8puntos y sólo aumentaron el 2,3%.

En cuanto a la actividad, la de la construcción volvió a registros negativos, del 1,9%, mientras se aceleró la caída de la industria, del 2,8%, y sólo las ramas energéticas (4,8 puntos), servicios (3,7) y actividad agraria (1,9 puntos) registran tasas positivas.

Según el INE, el crecimiento interanual del empleo se redujo en un punto, ya que sólo avanzó cuatro décimas, lo que equivale a la creación de 69.400 puestos de trabajo a tiempo completo en un año, debido a la desaceleración del empleo en la industria y en los servicios y a la mayor caída en la construcción.

Del lado positivo está el aumento de la productividad, que fue del 1,4%, dos décimas superior al del primer trimestre.

En este segundo trimestre, la remuneración salarial aumentó el 5,5%, 1,3 puntos menos que en el trimestre anterior, debido a la desaceleración del empleo asalariado, con lo que el coste laboral por unidad de producto se desaceleró tres décimas hasta el 3,6 por ciento.

El aumento de la economía a precios corrientes fue del 5,3%, siete décimas inferior, con lo que el deflactor de la economía repuntó hasta el 3,4%, dos décimas más.

Por otro lado, debido a la revisión de la contabilidad nacional entre 2004 y 2007, el INE también ha rebajado el crecimiento del primer trimestre de este año, en una décima, hasta el 2,6%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios