Las dotaciones limitan a un 2,2% el crecimiento del beneficio de Cajasol

  • La entidad que preside Antonio Pulido cerró marzo con un resultado de 54 millones · El negocio repuntó un 5,3%

Cajasol cerró el primer trimestre del ejercicio con un comportamiento bastante moderado de su cuenta de resultados, influida, entre otros aspectos, por la decisión de la entidad de "continuar con su política conservadora", ante la difícil coyuntura por la que atraviesa el sector financiero. De hecho, sus dotaciones contra posibles insolvencias casi se multiplicaron por dos, al pasar de los 23 millones de euros de marzo de 2007 a los 43 millones asignados hasta el mismo mes de 2008.

De acuerdo con los datos facilitados ayer, la caja de ahorros que preside Antonio Pulido acabó el periodo tomado como referencia con un beneficio neto atribuido de 54 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 2,2% en relación con un año antes.

En la evolución del negocio tradicional se dejaron notar los efectos de dos fenómenos habituales en el sector desde el estallido de la crisis subprime: la contención en la actividad crediticia (las entidades financieras son ahora más selectivas y los hogares piden menos préstamos por su alto endeudamiento) y la guerra del pasivo (ante la escasez de liquidez, se han lanzado a la búsqueda de recursos, ya sea entre sus propios clientes o entre los clientes de sus competidores). Así, el saldo de la cartera de créditos avanzó a un ritmo del 8,8%, hasta los 24.185 millones, mientras que los depósitos de la clientela sólo lo hicieron un 1,5%, al colocarse en 19.720 millones de euros. Atendiendo a estas cifras, el volumen de negocio de Cajasol alcanzó en el primer trimestre del ejercicio los 42.582 millones, un 5,3% más.

En cuanto a los márgenes de la cuenta de resultados, el de intermediación -refleja el comportamiento de la actividad típica bancaria- mejoró un 6,1% y se situó en 167 millones. Bastante más significativo fue el ascenso del margen ordinario -es la suma de los ingresos por comisiones y los resultados por operaciones financieras-, que se elevó un 18%, con 238 millones de euros. El de explotación, por su parte, sumó 104 millones de euros, tras subir un 13,46%.

La entidad también incidió en que el ratio de morosidad se mantuvo en el 1,4%. "El aumento del control sobre préstamos y créditos está logrando este mantenimiento, si bien el objetivo a medio plazo es disminuir paulatinamente esa cifra", apuntaron. Subrayaron, además, que el ratio de eficiencia (mide lo que gasta una entidad por cada 100 euros que ingresa) mejoró 9,5 puntos, al situarse en un 50%, y que el de solvencia permaneció en el 13% (Cajasol tiene unos recursos propios de 2.800 millones).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios