El consejo de Colonial dará hoy tres puestos a los bancos que entraron en su capital

  • Colonial dará este martes entrada en su consejo de administración a los bancos que el pasado mes tomaron alrededor del 24% de su capital social al quedarse con acciones de Luis Portillo para cancelar sus deudas

El sindicato de bancos contará con tres puestos en el máximo órgano de gestión de Colonial. 'La Caixa' y Banco Popular nombrarán a un consejero cada uno, y el resto de bancos del sindicato decidirá sobre el tercero.

El conjunto de entidades financieras que se quedaron con títulos de Colonial que tenía Portillo se convirtió hace unas semanas en primer accionista de Colonial, por delante de Nozar, que tiene un 12,2% en la empresa. 

No obstante, la inmobiliaria que preside Luis Nozaleda ultima actualmente un proceso similar al de Portillo. Su intención es quedarse con alrededor del 5% de Colonial y vender el 7% a sus bancos acreedores.

El resto de socios de la inmobiliaria son un grupo de empresarios liderados por Domingo Díaz de Mera que, conjuntamente tienen un 7%; el promotor Aurelio González (5,4%), Alicia Koplowitz (5,2%), y Portillo. El ex presidente y primer accionista de la compañía cuenta actualmente con un 5,1% de su capital. 

Por otra parte, Colonial ha logrado un nuevo aplazamiento, desde el 30 de abril hasta el 23 de mayo, del pago anticipado de 1.550 millones de euros de deuda que le sobrevino el pasado mes de marzo al activarse unas cláusulas de amortización de deuda que tiene vinculadas a la cotización de FCC. 

El importe a pagar forma parte del préstamo sindicado de 6.409 millones de euros que Colonial suscribió con Goldman Sachs, Royal Bank of Scotland, Eurohypo y Calyon. La deuda total del grupo sumaba 8.961 millones a cierre de 2007.

Este préstamo contempla unas condiciones de amortización anticipada asociadas a la cotización de FCC, grupo constructor del que la inmobiliaria es segundo máximo accionista con un 15% de su capital. Dichas cláusulas se activan en caso de que la cotización media de FCC combinada con el porcentaje de deuda neta sobre el valor bruto de los activos del grupo alcance determinados niveles. 

El pasado mes de marzo la cotización de FCC provocó la necesidad de verificar las condiciones de amortización anticipada de dicho importe de deuda, que pasó así a ser "exigible a corto plazo".

Tras lograr el nuevo aplazamiento, la inmobiliaria confía en que el pago de los 1.550 millones de deuda se pueda volver a establecer para el largo plazo "como consecuencia de la ejecución del plan estratégico de la compañía", que prevé desinversiones en activos no estratégicos y del 84% que la compañía tiene en la francesa Société Foncière Lyonnaise (SFL), y de las nuevas condiciones financieras que la compañía negocia con sus bancos acreedores

En tanto, Deloitte, auditor de las cuentas de Colonial en 2007, asegura que la capacidad de la inmobiliaria para recuperar activos y liquidar pasivos dependerá de los referidos acuerdos que alcance con sus bancos acreedores y del éxito del plan de desinversiones previsto.

Así lo indica la firma en las salvedades que incluye al informe anual de auditoría de Colonial, remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Deloitte no cuantifica dichas salvedades, ni especifica su impacto en las cuentas, por considerar que "dicho proceso" de negociación de deuda "no es susceptible de evaluación objetiva por parte del auditor".

De igual forma, la auditora alerta de las "minusvalías" que puede generar una eventual venta de la participación del 15% que tiene en FCC, si bien indica que "hasta la fecha no figura en los planes de desinversiones futuras de la sociedad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios