Cuatro consejeros de Astilleros ceden sus derechos políticos "por presiones"

  • El consejo de administración de la naval onubense se celebra en un despacho particular por el encierro que la plantilla mantiene en las instalaciones desde el día 21 · Se propone como apoderado a Rafael López-Tarruella

En menos de 24 horas se vislumbra una luz al final del túnel en el que parece atrapado el futuro de los Astilleros de Huelva. A última hora del sábado cuatro consejeros decidían ceder a la Agencia IDEA de la Junta de Andalucía los derechos de sus acciones, como un "gesto claro" para replantear el futuro y la salvación de la empresa. Lo hicieron a título personal y para evitar las "presiones", "amenazas" y "coacciones" a las que dicen estar sometidos desde que comenzó el proceso. Con ello se consigue que el 51% del accionariado de Astilleros de Huelva transfiera sus derechos al nuevo administrador para la puesta en marcha de un plan de acción que apuesta por mantener el máximo posible de actividad y empleo.

La decisión de los consejeros llegaba en el transcurso del consejo de administración, que tuvo que celebrarse en un despacho particular ante la inviabilidad de llevarlo a cabo en las instalaciones de la empresa onubense por el encierro que mantienen los trabajadores desde el pasado día 21.

Según fuentes de la empresa, los consejeros (tres lo hicieron en persona y un cuarto por teléfono ante la imposibilidad de asistir a la reunión) accedieron a la firma con carácter previo de la cesión de unos derechos que, al menos, alcanzan el 51% exigido por la Junta para hacer efectivo el acuerdo que regula los compromisos y acciones para salvaguardar los Astilleros de Huelva y Sevilla (rubricado el pasado día 21).

Desde la empresa se insiste que esa condición no está reflejada en el convenio (en la hoja de ruta establecida) y que se ha efectuado "para evitar más conflictos" y dejar clara la voluntad que hay para desbloquear la situación.

Y en ese camino para liberar el futuro de los astilleros, el consejo de administración acordó también proponer como apoderado único de la empresa al ex director general de Cajasol, Rafael López-Tarrueya. Una propuesta que deberá ser ratificada por IDEA y que también deberá pasar el trámite de la junta de accionistas, prevista para mediados del próximo mes de febrero (la decisión se trasladará hoy mismo a IDEA, al igual que la convocatoria de la junta general, para su publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil).

De aceptarse la propuesta, López-Tarruella tendrá una apretada agenda, en la que ocupará un lugar destacado la reunión que debe mantenerse con los armadores, Pymar, la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación, la Agencia IDEA y las entidades financieras, para hacer viable la finalización de los contratos relativos a los buques 845 y 846 en Huelva, a la espera de que la situación de la empresa enfile un nuevo rumbo.

El acuerdo firmado pretende un desarrollo sostenible de Astilleros de Sevilla mediante la incorporación de nuevos inversores que asuman la dirección y gestión de la empresa tomando una participación mayoritaria a través de una nueva compañía en el capital social de Astilleros de Sevilla.

A este respecto, Astilleros de Huelva reclama a IDEA el nombramiento del administrador único en breve, con el fin de desbloquear la situación lo antes posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios