Las cajas andaluzas cierran 2007 con un aumento del 16,3% en su beneficio

  • El negocio tradicional sirvió de incentivo en un año en el que ninguna magnitud creció de forma destacada · El resultado se situó en 794 millones y CajaGranada desbancó a CajaSur del tercer puesto del ranking regional

Las cajas de ahorros andaluzas cerraron 2007 sin grandes alharacas en sus cuentas de resultados. Y es que todas las magnitudes tuvieron un comportamiento moderado, aunque suficiente para salvar de forma holgada un ejercicio marcado por numerosas incertidumbres en el terreno financiero. De acuerco con los datos remitidos ayer por la patronal del sector (CECA), las cinco cajas con sede en la comunidad autónoma acabaron el año pasado con un beneficio neto atribuido de 794,37 millones de euros, lo que supuso un aumento del 16,34 por ciento -para hacer la comparación con 2006, se han utilizado las cifras del anuario de ese ejercicio, y no las del avance que en su momento hizo la CECA, ya que aquéllas son definitivas.

El ritmo de crecimiento que mantuvieron las ganancias de estas entidades resultó casi tres puntos inferior al de la media nacional, si bien sobrepasó en más de cuatro la tasa que registró a finales de 2006. El gran sustento de ese ascenso fue el negocio tradicional, con un alza del 13 por ciento en el saldo de créditos a la clientela y de cerca de un 10 en los depósitos, hasta alcanzar los 72.149 y los 67.440 millones, respectivamente. Este comportamiento se vio reflejado en el margen de intermediación -recoge la diferencia entre lo que paga una entidad por los depósitos y lo que percibe por los créditos-, que se apuntó el incremento más abultado de la cuenta: un 11,85 por ciento. Algo más modesta fue la dinámica del margen ordinario, que repuntó un 8,84 por ciento y se colocó en 2.772,8 millones. Este alza tuvo su principal motor en las comisiones (se elevaron, en términos netos, un 13,86 por ciento), ya que la escabechina a la que se vio sometida la bolsa en 2007 pasó factura a los resultados por operaciones financieras, que sólo crecieron un 5,20 por ciento.

En cuanto al margen de explotación, su evolución se vio marcada por un ascenso del 9,76 por ciento en los gastos y del 5,78 en las amortizaciones, de modo que se situó en 1.464,1 millones de euros, un 7,43 por ciento más. Esa subida de los gastos jugó en contra del ratio de eficiencia (mide lo que gasta una entidad por cada 100 euros que ingresa) de las cajas andaluzas, que empeoró cuatro décimas, para quedarse en un 48,23 por ciento.

Entre los capítulos que incentivaron el alza de los resultados también destacaron los beneficios extraordinarios, que se elevaron un 15 por ciento, al superar los 167 millones. De forma contraria actuaron las dotaciones contra insolvencias y las provisiones, que rozaron los 560 millones de euros, tras avanzar un 3,22 por ciento. En el ranking regional por beneficios, Unicaja y Cajasol volvieron a figurar en los dos primeros puestos (ya aportan el 70 por ciento del total), pero CajaSur cedió su tradicional tercera plaza a CajaGranada, que ganó 119,23 millones, frente a los 115 de la entidad cordobesa.

Por último, la cartera empresarial de las cajas andaluzas acabó 2007 con un valor de 4.822,87 millones de euros, un 7,14 por ciento más, gracias a las revalorizaciones experimentadas por las de Unicaja (12,69 por ciento y 3.001,24 millones) y Cajasol (10,85 por ciento y 864,26millones), ya que en el resto de los casos se dieron descensos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios