La gran banca se 'blinda' para afrontar el temido aumento de la morosidad

  • Santander, BBVA, Caja Madrid, La Caixa y Popular aumentan en el primer semestre un 67% sus provisiones para hacer frente a los créditos de dudoso cobro, que podrían crecer hasta el 2% a finales de año por la crisis

Las grandes entidades financieras no son ajenas a la crisis y, mucho menos, a sus consecuencias. Uno de los grandes fantasmas en esta dura fase de ralentización económica es la morosidad, es decir, el riesgo de que los clientes se topen con la dura realidad de que sus bolsillos se han quedado vacíos y no puedan responder a los créditos contraídos (en el sentido estricto del término, se considera moroso a quien acumula tres meses de retraso en sus pagos). De hecho, los analistas han mirado con lupa estos días ese dato en las cuentas semestrales de resultados que bancos y cajas han presentado a sus órganos de dirección.

Por lo que pueda ocurrir -nada bueno, según todas las estimaciones-, los cinco gigantes del sistema financiero español (Santander, BBVA, Caja Madrid, La Caixa y Banco Popular) han aumentado sus provisiones un 67% entre enero y junio de este año, hasta alcanzar un total de 4.982 millones de euros, frente a los 2.968 millones del mismo periodo de 2007. Ese incremento se debe tanto al aumento de la morosidad como a la intención de bancos y cajas de prepararse para afrontar la delicada situación de la economía. La morosidad alcanzó en mayo el techo histórico del 1,53% de todos los créditos concedidos, con un crecimiento interanual espectacular del 123%. Y lo peor está por llegar, porque todas las estimaciones (la última, la del Servicio de Estudios de BBVA), indican que 2008 cerrará con un récord del 2%.

Las cinco entidades citadas sufrieron un aumento de la tasa de morosidad en el primer semestre siempre superior al 1%. La Caixa fue la que registró el mayor, con un 157,5% respecto al mismo semestre de 2007. Por el contrario, fue BBVA el que terminó ese periodo con unas dotaciones a provisiones más bajas (34,4%).

Estas provisiones son el colchón de fondos con el que cuentan las entidades en balance para afrontar las posibles pérdidas por insolvencias. Con la crisis como amenaza, las entidades tienen que realizar mayores dotaciones específicas para cubrir los activos que pasan a ser dudosos. En cualquier caso, tanto La Caixa como el Banco Santander, BBVA, Caja Madrid y Banco Popular prácticamente multiplicaron por dos su volumen de activos dudosos en el primer semestre de 2008, que superó los 18.600 millones, por encima de los 9.740 del mismo periodo del año precedente. Otras entidades optaron por hacer provisiones subestándar, que son aquéllas que se realizan en previsión de que un crédito pueda estar dañado en un futuro, con el objetivo de afrontar con mayor tranquilidad la delicada situación que atraviesa la economía a nivel mundial.

La Caixa, como se mencionaba anteriormente, se ha convertido en la entidad más previsora. No en vano, la entidad catalana cerró el primer semestre del año con una tasa de morosidad situada en el 1,26%, con una escalada significativa si se compara con el 0,38% que registraba en el primer semestre de 2007.

A La Caixa la siguió el Banco Santander, que totalizó 2.475 millones de euros, un 65,3% más, ya que la morosidad de sus clientes escaló del 0,83% hasta el 1,34% con el que ha cerrado el primer semestre de 2008. En tercera y cuarta posición aparecen Banco Popular y Caja Madrid, con incrementos del 61% y 55,1%, respectivamente. Cierra la lista de los cinco grandes el BBVA, que terminó el primer semestre de 2008 con unas dotaciones a provisiones de 1.185 millones de euros, lo que supone un 34,4% más.

Pese a todo, el repóker de entidades más importantes de la banca española alcanzó un beneficio neto conjunto de 10.657,2 millones de euros en el primer semestre, un dato positivo en un contexto de crisis aunque suponga un descenso del 0,8% respecto a los 10.746 millones de 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios