Los alimentos suben un 480% hasta que llegan al consumidor

  • COAG estima que una familia necesita hoy el 30% de los ingresos salariales para comer

Comentarios 2

El precio de los alimentos se multiplica casi por cinco desde que los produce el agricultor o ganadero hasta que llega a casa de los consumidores. Así lo refleja el Índice mensual de Precios en Origen y Destino (IPOD), que elaboran la organización agraria COAG, la Unión de Consumidores Españoles (UCE) y la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceaccu). Atendiendo a esa evolución, COAG insistió ayer en los "abusivos" diferenciales que existen entre lo que se le paga al productor y lo que se le cobra al ciudadano, y denunció la especulación a la que someten el mercado "siete grandes grupos".

El IPOD mide el comportamiento de los 25 alimentos más consumidos en nuestro país y, según los datos presentados ayer, la cebolla es el artículo que más se encarece durante el proceso señalado: nada menos que un 869%. Le siguen, bastante de cerca, la aceituna picuda (802%) y la berenjena larga negra (744%). Entre los productos ganaderos, los mayores ascensos se los apuntan el cerdo y la ternera, con un 502% y un 451%, respectivamente.

Con motivo de la presentación del II Mercado Agrario Transparente, el secretario general de COAG, Miguel López, explicó que el peso de los grupos mencionados (estima que controlan un 80% del mercado) provoca falta de competencia, lo que fomenta la especulación y un "permanente saqueo del bolsillo del consumidor". En este sentido, explicó que, "si antes una familia comía con un 20%" del salario, hoy "necesita más del 30%". El responsable de COAG denunció, asimismo, el creciente aumento de las importaciones que, en lugar de relajar los precios,"han contribuido a que suban".

El presidente de la UCE, Juan Moreno, hizo hincapié, por su parte, en el "alarmante" repunte del petróleo, una circunstancia que, unida al alza de la cesta de la compra, ha colocado el IPC en la tasa más alta de los últimos 11 años -ver página anterior-. A su juicio, en el sector alimentario "hay mucho que hacer" para acabar con los "abusivos márgenes comerciales", y el Observatorio de Precios debería "tomar cartas en el asunto". También reclamó el desarrollo de la Ley de Comercio, la intensificación del control de las importaciones y avanzar en el doble etiquetado. Isabel Ávila, presidenta de Ceaccu, apuntó que la especulación en la alimentación "es consecuencia del fin de la especulación inmobiliaria", y criticó los "argumentos leoninos" con los que las grandes distribuidoras justifican las subidas: escasez de cereal o encarecimiento del crudo. En su opinión, estos condicionantes no propician alzas de entre el 20% y el 25% en dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios