La agricultura almeriense da un paso más: la producción ecológica

  • El delegado provincial de Agricultura asegura que la apuesta por el control biológico es sólo la primera fase para el cultivo de hortalizas de forma ecológica · Recuerda que el trabajo se inició en los 90

Producir bajo el sello Eco y Bío. Ése es el objetivo. El compromiso verde promovido por la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía ya se le ha quedado pequeño al sector agrario almeriense. La apuesta por la sensibilización y las buenas prácticas agrícolas basadas en la producción integrada y el control biológico son la antesala del siguiente reto que debe asumir la agricultura a medio plazo: el compromiso azul.

Así lo puso ayer de manifiesto el delegado provincial de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía en Almería, Juan Deus, que sentó las bases del futuro más próximo del sector para garantizar su competitividad e incrementar su rentabilidad.

"Las 28.000 hectáreas de cultivo invernado que posee Almería son auténticos sumideros de dióxido de carbono y contribuyen a disminuir la temperatura y el calentamiento global del planeta, como ya han demostrado expertos científicos", aseguró Deus.

El delegado abogó por dar un paso más e impulsar una agricultura sostenible "porque ya estamos trabajando en esa línea", que permita poner en el mercado hortalizas producidas, única y exclusivamente, bajo el paraguas Eco y Bío, mediante técnicas totalmente ecológicas.

Para alcanzar esta dimensión de calidad que permitirá asaltar los mercados internacionales en condiciones ventajosas, el sector ya ha dado el primer paso. En tan sólo una campaña agrícola, ha pasado de 800 a 11.400 hectáreas producidas mediante sistemas de producción integrada y control biológico. Lo que se ha denominado como la revolución verde de la agricultura almeriense ha tenido su origen en la crisis que atravesó el sector durante la pasada campaña, como consecuencia de la aparición de residuos procedentes de fitosanitarios ilegales (isofenfos metilo) en varias partidas de pimiento.

Este hecho crítico, que puso en jaque a uno de los pilares de la economía almeriense, ha supuesto el punto de inflexión hacia el cambio de filosofía del agricultor, que ha apostado por el control de plagas, sobre todo en pimiento, donde el grado de eficacia supera el 90 por ciento. También se ha puesto en marcha estos sistemas en cultivos de tomate, aunque en menor medida, así como berenjena, pepino, calabacín, judía, melón y sandía.

El Hotel NH acogió ayer las jornadas Compromiso verde, organizadas por el Grupo Joly, en las que participaron la Junta de Andalucía, Coexphal y Agrobío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios