Zapatero admite un excesivo optimismo en las previsiones

  • El Banco de España advierte que la economía, lejos de remontar el vuelo, seguirá debilitándose

Comentarios 12

José Luis Rodríguez Zapatero tuvo que reconocer ayer, en el Congreso de los Diputados, que su Ejecutivo se equivocó al formular su previsión sobre la evolución de la economía nacional, aunque insistió en que España está "más preparada" que otros países para afrontar la ralentización mundial. Según sus cálculos, la economía española crecerá este año más que la media europea y podrá atender los compromisos sociales marcados por el Gobierno, a pesar de que la desaceleración está siendo "más intensa y rápida de lo previsto".

Ante el Pleno de la Cámara Baja, el líder socialista reiteró que el Ejecutivo no piensa adoptar "medidas equivocadas" para hacer frente a la crisis. Mientras, Mariano Rajoy le recriminó que haya errado en todas sus previsiones y le acusó de generar incertidumbre.

En su turno de réplica, Zapatero aludió a la buena salud del sistema financiero y de las cuentas públicas, que pese a haber devorado el superávit permiten afrontar el periodo de ajuste con un crecimiento "superior a la media de la Eurozona" y en condiciones de garantizar compromisos sociales, desde la subida de las pensiones mínimas a las becas o la reducción de impuestos que supone la deducción de 400 euros en el IRPF para asalariados, autónomos y pensionistas. Zapatero aseguró además que el Gobierno está trabajando para que, una vez se inicie la recuperación, la economía española pueda rápidamente recuperar la tasas de crecimiento en torno al 3%.

Menos optimista es el Banco de España. La información que maneja la institución sobre la evolución de la economía española en el segundo trimestre apunta a "una continuación del debilitamiento de la actividad" que se suma a la "pronunciada desaceleración" actual. Así lo afirma el Boletín Económico de mayo, que constata el frenazo en el sector de la construcción, la pérdida de dinamismo en la inversión en bienes de equipo, la "atonía" del sector industrial y el enfriamiento del consumo.

El Banco de España señala que durante el primer trimestre se acentuó la desaceleración iniciada en 2007, con un crecimiento del 2,7% en tasa interanual, superior al que prevé para el segundo tramo del año. Los datos del Banco de España apuntan además que las entidades financieras prevén que la contracción de la oferta y demanda de crédito continuará hasta junio, aunque "los ritmos de caída se moderarían algo en el segmento de la financiación a los hogares". El panorama de los mercados aún no se ha despejado, aunque la banca admite ciertas mejoras en su capacidad para conseguir liquidez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios