Telefónica I+d: la innovación de andalucía al mundo

Telefónica invierte casi 1.000 millones al año en su ecosistema de innovación

  • La compañía cuenta con ocho centros de I+D, cinco en España y tres en el exterior, que juegan un papel clave dentro del modelo de innovación abierta del grupo

Pedro Antonio de Alarcón, responsable del Centro de Telefónica I+D en Andalucía; María Jesús Almazor, directora del Territorio Sur de Telefónica; Antonio Ferreras, director de centros territoriales de Telefónica I+D; y Alberto Grimaldi, jefe de Economía de Grupo Joly. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ Pedro Antonio de Alarcón, responsable del Centro de Telefónica I+D en Andalucía; María Jesús Almazor, directora del Territorio Sur de Telefónica; Antonio Ferreras, director de centros territoriales de Telefónica I+D; y Alberto Grimaldi, jefe de Economía de Grupo Joly. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Pedro Antonio de Alarcón, responsable del Centro de Telefónica I+D en Andalucía; María Jesús Almazor, directora del Territorio Sur de Telefónica; Antonio Ferreras, director de centros territoriales de Telefónica I+D; y Alberto Grimaldi, jefe de Economía de Grupo Joly. / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

Telefónica invierte casi 1.000 millones de euros al año en su sistema de innovación. Es la segunda empresa de España en gasto en I+D y la primera en generación de patentes. Dentro de su modelo de innovación abierta, su filial de I+D tiene un papel clave. Se ha convertido en el motor innovador del grupo y se ha consolidado como un referente en el sector de la investigación y el desarrollo tanto en España como en el ámbito internacional.

Telefónica I+D cuenta con cinco centros en España, localizados en Madrid, Barcelona, Granada, Valladolid y Huesca, donde trabajan 450 profesionales. A ellos se suman otros tres laboratorios en el exterior: en Londres, Santiago de Chile y Sao Paulo. Todos estos complejos dan servicio a la propia compañía y su vocación no es otra que crear productos estratégicos para las áreas core del grupo. Así, sus desarrollos se centran en el big data (análisis masivo inteligente de datos), el internet de las cosas (objetos conectados a internet), el cloud (almacenamiento de datos fuera de los dispositivos físicos), la ciberseguridad, el vídeo... Su colaboración con las universidades es estrecha y se nutren del talento que sale de ella.

El big data es un área estratégica para Telefónica porque "la compañía está en el centro de la revolución digital", en palabras de María Jesús Almazor, directora del Territorio Sur de Telefónica, durante su participación en un desayuno de redacción organizado por este periódico bajo el título de Telefónica I+D: la innovación de Andalucía al mundo. En esta área, la empresa ha creado Luca, una unidad de servicios big data para empresas, que analiza los datos de estas organizaciones para ayudarles a gestionar mejor sus negocios.

"Hoy por hoy, el 25% de las empresas ya usan el big data para su toma de decisiones, pero en poco tiempo este volumen se disparará", añade Almazor. Telefónica, a través de Luca, aprovechará esta oportunidad de negocio de dos formas: con la creación de productos para segmentos como el turismo, el transporte, la banca o el retail; y con proyectos a medida para empresas, de la mano de Synergic Partners.

Los temas de ciberseguridad también "abren un campo de innovación amplio e interesante, puesto que los sistemas críticos dependen de la tecnología y las comunicaciones deben ser seguras", subraya Antonio Ferreras, director de los centros territoriales de Telefónica I+D. Por ello, desde estos laboratorios ya se trabaja en diferentes líneas, como la seguridad en el área del internet de las cosas (IoT) -conseguir que las comunicaciones de los objetos sean privadas-, la prevención de ataques -los hackers son de los profesionales más innovadores del mundo- o la gestión de la identidad y la privacidad de los usuarios -puesto que los password se quedan cortos en el mundo digital actual-. "Un sistema 100% seguro no existe; gran parte de nuestra estrategia se enfoca a prevenir y detectar posibles ataques a redes, clientes, empresas o administraciones para tratar de evitar el robo y la fuga de información", explica la directora del Territorio Sur de Telefónica. "Cualquier solución que implanten estas organizaciones debe estar muy securizada y en Telefónica somos pioneros", añade Ferreras, que defiende que, pese a lo que se pueda pensar, "tener la información en la nube es más seguro que tenerla en un servidor bajo la mesa: es lo mismo que tener el dinero en el banco o debajo del colchón", ejemplifica.

En 2020 ó 2021 habrá 26.000 millones de aparatos conectados a internet en todo el mundo (coches, casas, farolas, alcantarillas...) que volcarán en la red un volumen 14 veces más alto que el actual. Esto representará un reto y a la par una oportunidad de innovar en muchos frentes: en la creación de infraestructuras capaces de soportar todo ese tráfico, en el desarrollo de servicios en torno al internet de las cosas, o en la securización de los objetos. "En este nuevo ecosistema se necesitarán dispositivos cada vez más pequeños, baratos, de fácil mantenimiento y bajo consumo", señalan. "Por ejemplo, si se pone un sensor en una papelera para ver el nivel de llenado que tiene, deberá tener una batería que dure de ocho a diez años; con tanto volumen de objetos conectados no se podrá estar pendiente de cargarlos cada menos tiempo", explican. Los centros de I+D de Telefónica también podrán trabajar en la mejora de las redes. Así, la tecnología 5G se enfrenta al desafío de conseguir una menor latencia, algo importante para los que juegan on line o para los coches autónomos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios