Solbes se resiste a admitir la crisis pese al carrusel de datos desfavorables

  • El INE confirma que el PIB creció al 2,7% entre enero y marzo, el ritmo más bajo desde 1995 · La inversión en viviendas retrocede por primera vez en seis años y el déficit comercial se dispara un 20%

Comentarios 4

Confirmado. La economía española creció un 2,7% entre enero y marzo, ocho décimas menos que en el trimestre anterior y la tasa más baja desde finales de 2002. Después del avance de la Contabilidad Nacional Trimestral, publicado por el INE el miércoles pasado, ayer se corroboraron los datos que sitúan el crecimiento del PIB español 0,3 puntos en tasa intertrimestral, cinco décimas menos que en los tres últimos meses de 2007 y el nivel más bajo desde el tercer trimestre de 1995.

Pese a la desaceleración, el Gobierno no varía su previsión de crecimiento para 2008, revisada hace semanas hasta el 2,3%, e incluso mide con lupa los adjetivos. En la sesión de control al Gobierno, el vicepresidente segundo, Pedro Solbes, afirmó que con el crecimiento actual de la economía española "no se puede decir que haya una situación de crisis, sino de desaceleración". El secretario de Estado de Economía, David Vegara, defendió también la previsión del 2,3% ya que, según dijo, las tasas intertrimestrales "no son siempre las mismas" a lo largo del año, por lo que estima que en los próximos trimestres habrá "crecimientos más elevados". Vegara descartó regresar a crecimientos "cercanos al 1 por ciento", y señaló que el 0,3% trimestral "puede ser el suelo o estar cerca de él", pero, en cualquier caso descarta las tasas negativas.

A su juicio, los datos son "coherentes" con la situación actual de los sistemas financieros internacionales, el incremento de los precios del petróleo y de las materias primas y a la desaceleración del sector de la construcción, cuya aportación cayó hasta el 1,3%, con 1,6 puntos menos que en el cuarto trimestre del año pasado. Concretamente, en el caso de la construcción residencial, y debido a la cada vez menor demanda de viviendas por parte de los hogares, el INE señala que el flujo de viviendas iniciadas se va reduciendo, de forma que el volumen de obra en construcción y la inversión en la misma presentan registros "cada vez más desfavorables". De hecho, en el primer trimestre, el crecimiento de la inversión en vivienda se ha reducido desde el 1,8% al -0,2%, el primer dato negativo en seis años.

El organismo estadístico atribuye la moderación en el ritmo de avance del PIB, además de la construcción, a la desaceleración de la demanda nacional, que redujo nueve décimas, hasta el 3%, su aportación al crecimiento agregado. Ello se vio compensado por una aportación menos negativa del sector exterior, que pasó de restar 0,4 puntos a restar 0,3 puntos.

El gasto en consumo final de los hogares desaceleró su crecimiento nueve décimas, hasta el 1,8%, en línea con una evolución más negativa que en el trimestre precedente de los indicadores asociados a esta variable, como el nivel de empleo, la renta disponible de las familias, las ventas de automóviles o el comercio minorista, entre otros. Otro dato nada halagüeño llegó ayer del déficit comercial, que en el primer trimestre del año sumó 26.828 millones de euros, un 20,2% más que un año antes. Industria atribuye la mitad de ese impacto al incremento de los precios energéticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios