Repsol y Shell renuncian a un gran bloque de gas en Irán

  • Medios estadounidenses aseguran que el abandono de uno de los mayores yacimientos de gas del mundo se debe a las presiones de Washington para que empresas extranjeras no inviertan en Irán

Repsol y Shell han abandonado sus pretensiones de explotar el bloque 13 de gas del área de South Pars en Irán, uno de los mayores del país, pero mantienen su proyecto de planta de licuefacción Persian GNL y buscan alternativas de exploración en el país, según indican fuentes de la petrolera.

"No nos vamos ni se va a abandonar el proyecto grande", que es el de Persian GNL, indican las fuentes, que han explicado que el bloque 13 al que se ha renunciado iba a convertirse en una de las principales fuentes de suministro para la planta. Tras renunciar al mismo, situado entre Qatar e Irán, Repsol y Shell estudian cambiar este yacimiento por los recursos gasistas de los bloques 20 y 21. El desarrollo de la planta Persian GNL se encuentra en fase de "estudios preliminares", añaden las fuentes.

El diario Financial Times cifra en cerca de 10.000 millones de dólares (6.400 millones de euros) el valor del bloque 13, y asegura que la decisión del grupo español y del anglo-holandés se debe a las presiones de Estados Unidos contra el Gobierno iraní. El bloque 13, que alberga uno de los mayores yacimientos de gas del mundo, será probablemente explotado a partir de ahora por la petrolera estatal iraní, la NIOC (National Iranian Oil Company).

Shell y Repsol suscribieron el año pasado un acuerdo con NIOC por el que los dos grupos participarían en el desarrollo de las fases 13 y 14 del área de South Pars. La petrolera presidida por Antonio Brufau firmó en 2004 un acuerdo con las autoridades iraníes para participar en el proyecto Persian GNL, que está localizado en la zona de Tombak y que cuenta con dos trenes de licuado de 8,1 millones de toneladas anuales cada uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios