Rajoy exige al Gobierno que acabe con el "monopolio" del Inem

  • El PP defiende una reforma del mercado laboral que apueste por una negociación colectiva "más flexible".

Comentarios 6

El presidente de PP, Mariano Rajoy, defendió este lunes una reforma del mercado laboral que acabe con el "monopolio" del Inem en la intermediación del mercado de trabajo, apueste por una negociación colectiva "más flexible", incluya un nuevo modelo de contrato y mejore la formación de los trabajadores. 

Rajoy explicó que dicha reforma, junto al control del endeudamiento de las administraciones públicas y la reestructuración del sistema financiero, son, para su partido, las principales prioridades actuales en materia económica. En una entrevista en la cadena Ser Rajoy señaló que el Inem se ha demostrado "bastante ineficaz" en la intermediación laboral, por lo que debería permitirse esta tarea también a entidades privadas. 

También abogó por una negociación colectiva más flexible, que pueda incluir "toda suerte de convenios", y por introducir mejoras en la formación, ya que, según lamentó, actualmente no existe un control sobre la cualificación que adquieren los trabajadores en los cursos formativos que imparten sindicatos y empresarios.  

En último lugar, Rajoy apuntó que la reforma del mercado laboral debe acabar con la actual dualidad de los contratos de trabajo, porque eso, dijo, ha provocado que España sea "el país con mayor temporalidad de Europa". 

Lo que quiere el PP es crear un nuevo modelo de contrato y, aunque Rajoy no precisó que indemnización conllevaría este contrato en caso de despido improcedente, dio a entender que sería más baja que la de 45 días por año que incluyen los contratos indefinidos ordinarios, pero más alta que la de los temporales, que es de ocho días por año y no en todos los casos. 

"Es abaratar el despido o no. Yo no le tengo miedo a las palabras", afirmó Rajoy, quien calificó de "salvajada" que la tasa de paro de los jóvenes de entre 18 y 25 años esté situada en España en el 42,8%.

"A Diaz Ferrán lo eligieron los empresarios"

El presidente del PP criticó al Gobierno por estar instalado en la "inacción" y subrayó que los gobiernos se ven en ocasiones en la obligación de tomar medidas, aunque éstas no gusten a todo el mundo. "Es imposible obtener un consenso al cien por cien", recordó. 

Preguntado por si el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, es un interlocutor válido teniendo en cuenta los problemas que tiene como empresario, Rajoy subrayó que "ni el Gobierno ni la oposición deben ponerse a discutir sobre quién debe ser el presidente de los empresarios o los secretarios generales de los sindicatos". 

"La Administración no debe meterse donde no le llaman y donde no es su competencia, porque Díaz Ferrán ha sido elegido por los empresarios, igual que Toxo y Méndez (líderes de CC.OO. y UGT) han sido elegidos por sus afiliados. La obligación del Gobierno es reunir a los agentes sociales y plantear unas propuestas en serio, e ir convenciendo a unos y otros que hay cosas donde tienen que ceder, y eso es lo que no se está haciendo", dijo Rajoy. 

Reforma del sistema financiero y menos gasto público

Además de la reforma del mercado laboral, el líder de la oposición apostó por una reestructuración del mercado financiero y urgió a abrir un debate sobre la naturaleza de las cajas de ahorro "con luz y taquígrafos". 

Rajoy denunció que, pese a haberse aprobado ya varios decretos leyes en el Parlamento, hasta ahora sólo se ha tomado la decisión de convertir Caja Castilla-La Mancha en un banco. El líder del PP indicó que se necesitan entidades solventes, despolitizadas, y que fluya el crédito, cosa que no está sucediendo y de la que culpó a los propios bancos y a la Administración, por su excesivo endeudamiento. 

Preguntado por si la decisión del Parlamento gallego de colocar a 72 representantes en sus cajas locales es el camino para despolitizar el sector, Rajoy se defendió afirmando que la Ley prohíbe expresamente en Galicia que cualquier persona que tenga un cargo electo, sea concejal o diputado provincial, pueda formar parte de los órganos directivos de las cajas, "cosa que no ocurría hasta el momento". 

Sin embargo, por encima de la reforma laboral y de la reestructuración del sistema financiero, Rajoy aseguró que la primera prioridad ahora mismo es reducir el déficit y la deuda pública. Así, abogó por modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria, fijar un techo de gasto, e introducir límites y controles al endeudamiento de las administraciones. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios