El Parlamento vasco acusa al Gobierno de "amparar la torturar" a etarras

  • El PSE y el PP tachan de "obscena" la iniciativa y recuerdan que ETA, que acaba de matar a un guardia civil, usa los mismos argumentos.

El Parlamento vasco ha aprobado, con los votos a favor de todos los grupos de la cámara salvo PP y PSE, un texto en el que acusa al Gobierno central de "amparar" a los ocho agentes de la guardia civil acusados de torturar a los etarras Igor Portu y Martín Sarasola, detenidos en enero en Mondragón. Socialistas y populares cargaron duramente contra una iniciativa que calificaron de "obscena", y más cuando solo hace un par de días que ETA asesinó a un guardia civil, y que usa los mismos argumentos que utiliza la banda terrorista para justificar sus atentados.

La propuesta fue aprobada en el pleno de la Cámara vasca después de que Aralar, el grupo proponente, se negara a acceder a la petición del PSE de que la retirara en atención al "excepcional momento" que se vive en Alava, después del atentado del miércoles contra la casa cuartel de Legutiano que constó la vida al guardia civil Juan Manuel Piñuel. Finalmente el texto se debatió y salió adelante con los votos de PNV, EA, EB, PCTV y Aralar.

La iniciativa reprueba "el amparo" concedido por el Ejecutivo central a los ocho guardias civiles denunciados por supuestas torturas a los miembros de ETA Igor Portu y Martín Sarasola, dos de los presuntos autores del atentado de la T4, detenidos en enero en Mondragón. Además, insta al Gobierno a que abra una investigación interna, simultáneamente a la judicial, "con el fin de aclarar lo sucedido en este caso". También propone que se abran investigaciones en futuras denuncias sobre malos tratos a detenidos.

Fue la parlamentaria de Aralar Aintzane Ezenarro la que defendió la propuesta y, tras condenar el "cruel atentado" de ETA, señaló que "por muy fuerte que sea esta situación, esto no nos puede llevar a restar importancia a otras actitudes que también son denunciables". En este sentido acusó a PP y PSE de intentar "mezclar temas" e "intentar dar lecciones de decencia" por su "interés".

En esta misma línea se expresaron el resto de formaciones nacionalista que también cargaron duramente contra socialistas y populares. Desde el PNV, Gema González de Txabarri, afirmó, en relación al último atentado de ETA, que "no tiene que ver una cosa con la otra", por lo que acusó a ambos partidos de cometer una "indecencia" al tratar de llevar el debate a ese terreno. Por parte del PCTV fue Itziar Basterrika la que afirmó que "vivimos momentos muy duros, pero hay que trabajar entre todos para llegar a una solución". Además, censuró a quienes tratan de "restar importancia" a las supuestas torturas, de las que aseguró que "no son casos aislados".

Un "soberano despropósito"

Pero socialistas y populares no se amilanaron ante el aluvión de criticas de las fuerzas nacionalistas. El portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, comenzó lamentando la "triste imagen de división" registrada en la Cámara, apenas un día después de los homenajes unitarios a las víctimas del atentado y unas horas antes de la celebración de una concentración en Vitoria en la que todas las formaciones, salvo ANV y EHAK, se movilizarán con el lema 'Por la libertad. ETA no'. 

Acto seguido calificó la propuesta de "obscena" cuando "aún tenemos a las puertas del Parlamento la fotografía del último asesinado por ETA". Además, recordó que la organización terrorista "utiliza precisamente la tortura como pretexto" de sus atentados y que la presentación de denuncias por malos tratos forma parte de "las normas de actuación de ETA", por lo que carecen de "credibilidad".

Desde el PP fue Carmelo Urquijo el que acusó a Aralar de no haber tenido la "decencia" de retirar el texto, que tachó de "soberano despropósito" en el momento actual. "Lo que no se puede hacer es participar ayer en un homenaje a un guardia civil asesinado y hoy arrojar dudas y cuestionar el honor" de este cuerpo de seguridad, denunció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios