Miles de ganaderos se manifiestan contra la especulación en los precios

  • El Gobierno responde que no puede intervenir en los márgenes comerciales para no interferir en el libre mercado

Comentarios 1

Cerca de mil ganaderos andaluces se unieron a los 10.000 convocados por UPA, según fuentes de la organización, y 4.000, según fuentes policiales, que se manifestaron ayer en Madrid para exigir al Gobierno medidas contra los "abusos" en los mercados agroalimentarios, que están registrando precios "cada vez más bajos" para los productores y subidas "imparables" para los consumidores. La protesta, que se desarrolló sin incidentes, partió de las oficinas del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en la plaza de San Juan de la Cruz bajo el lema Precios justos para nuestros productos y finalizó frente al Ministerio de Economía, donde los ganaderos repartieron más de 2.500 bandejas de carne de cordero.

Precedidos por un tractor y cuatro personas disfrazadas de vacas, los manifestantes marcharon en un ambiente festivo haciendo sonar silbatos, bombos y cencerros, coreando consignas como "Zapatero ayuda al ganadero" y portando pancartas.

El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, estimó que la crisis de la ganadería ha supuesto la desaparición de 65.000 explotaciones y pérdidas superiores a 2.500 millones de euros, por lo que el sector "no puede aguantar ni un día más así".

"El Ministerio de Agricultura ha desaparecido, pero nosotros lucharemos con fuerza para no desaparecer", subrayó el dirigente agrario, que afirmó que la manifestación de ayer constituyó un primer acto de protesta al que seguirán más movilizaciones por todo el país. Durante esta campaña, con la que pretende que el sector deje de ser el eslabón "más débil" de la cadena agroalimentaria, UPA recogerá firmas para promover una iniciativa legislativa popular a fin de que se regulen los márgenes comerciales y "se penalice los comportamientos abusivos" de la distribución.

Lorenzo Ramos denunció que los productores de carne de vacuno, cordero o porcino están percibiendo un 15% menos de lo que cobraban en 2007 por sus productos, mientras que el consumidor los compra un 10% más caro.

Tras la manifestación, Ramos se entrevistó con el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, así como con altos cargos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y Economía y Hacienda, para hacerles entrega de un documento con sus reivindicaciones. Los representantes del Gobierno reiteraron a los responsables de UPA que desde el Ejecutivo no pueden actuar ni aplicar medidas que afecten al libre mercado o atenten contra las leyes de la competencia.

Una vez concluido el encuentro, la organización agraria anunció que solicitará una entrevista con los ministros de Industria y de Economía y se comprometió a hacerles llegar un informe que evidencia las diferencias "desorbitadas" que hay entre los precios en origen y destino de muchos alimentos.

"Se ha instalado la especulación, mientras el Gobierno dice que no puede hacer nada porque estamos en un libre mercado", lamentó el secretario general de UPA, quien sostuvo que "será legal, pero no justo y ningún Gobierno puede consentir que haya cuatro canallas que se forren arruinando a los ganaderos y estafando a los consumidores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios