Pesca

El reparto de pesca en Mauritania propuesto por la CE reduce las licencias a España

  • El nuevo borrador incluye una rebaja de permisos por categorías que perjudica a los pescadores españoles. Tendrá que ser aprobado por el Parlamento Europeo y el Consejo de Ministros de la UE.

Comentarios 1

La Comisión Europea (CE) ha aprobado su propuesta para repartir las posibilidades del nuevo acuerdo pesquero con Mauritania, que ajusta los permisos a los barcos que realmente están faenando en el caladero y supone menos licencias para la flota española, informaron hoy fuentes comunitarias.

El Ejecutivo comunitario ha presentado su proyecto de reglamento sobre el nuevo convenio con Mauritania -el más importante para la flota comunitaria-, que deberán aprobar el Parlamento Europeo y el Consejo de ministros de la UE para que entre en vigor en agosto.

Se trata del pacto que alcanzaron los negociadores comunitarios y mauritanos en marzo, que recorta el número de licencias para los pescadores europeos y también la compensación financiera pagada al país africano, porque muchos países, sobre todo del norte, no estaban utilizando las licencias que les habían adjudicado.

España es el estado que más se beneficia de este convenio pesquero y si bien, en la práctica, el nuevo pacto no debería recortar las posibilidades a los barcos que están realmente en aguas mauritanas, la propuesta de Bruselas incluye una rebaja de licencias por categorías como la pesca de pulpo, calamar o merluza. Por el contrario, aumentan las posibilidades en crustáceos (menos langosta y cangrejo) y dependiendo del tipo de atuneros se incrementan o bajan.

El acuerdo actual -vigente hasta agosto- ofrece licencias para unos 200 barcos, la mayor parte españoles.

Según propone la CE, en el nuevo pacto bajan las licencias para la flota española en: cefalópodos (pulpo o calamar), que pasan de 39 a 24; cerqueros congeladores atuneros, de 23 a 18.

Descienden también los topes de capturas en arrastreros y palangreros de merluza negra, que pasan de 3.600 a 3.240 toneladas brutas; especies demersales con artes que no sean de arrastre (excepto merluza negra), que pasan de 1.500 a 1.162 toneladas brutas.

Por el contrario, la propuesta plantea que aumenten los límites para los navíos que capturan crustáceos, como las gambas (excepto langosta y cangrejo), de manera que pasarán de las 7.183 a las 7.313 toneladas brutas; los cerqueros atuneros congeladores, que varían de 15 a 17 licencias.

El acuerdo, una vez ratificado, estará en vigor del 1 de agosto próximo hasta el 31 de julio de 2012.

En el plano económico, la contribución a Mauritania será también menor, ya que totalizará 305 millones de euros en cuatro años, lo que supone 76,25 millones anuales, en lugar de los 86 del acuerdo actual, que expira el próximo 31 de julio.

A esa cifra habrá que añadir 15 millones de euros para las licencias, mientras que el apoyo al desarrollo del sector pesquero y la acuicultura en Mauritania pasa a 16,25 millones de euros (frente a los 10 millones actuales).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios