Industria baraja subir la luz según la renta de cada consumidor

  • Zapatero insiste en que el alza de las tarifas será "razonable" y "razonada"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, insistió ayer en que la subida de la luz que decida el Ejecutivo a partir de julio será "razonable" y "razonada", y anunció que tendrá en cuenta "todos los aspectos" necesarios, tanto sociales como relacionados con la evolución de la economía. En respuesta a una pregunta en el Congreso del diputado del BNG Francisco Jorquera, Zapatero recordó que hasta ahora sólo hay una propuesta de subida de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) -del 11,3%- y subrayó que se analizará antes de tomar una decisión que, "sin duda, evaluará" la Cámara Baja.

Precisamente, desde el Ministerio de Industria señalaron ayer que barajan introducir criterios de renta y distinguir a determinados colectivos -como los pensionistas- para definir nuevas opciones dentro de la tarifa eléctrica y minimizar el impacto de la previsible subida de julio en los consumidores.

En su réplica al presidente del Gobierno, Francisco Jorquera le pidió que fuese más explícito en su respuesta y aclarase si seguirá con la política de acordar incrementos anuales de la luz en línea con la inflación. El Ejecutivo tiene la potestad de revisar las tarifas eléctricas cada tres meses. Sin embargo, en 2007 y 2008 sólo lo ha hecho en los meses de enero y por debajo del IPC (un 2,8% y un 3,3%, respectivamente).

Jorquera pidió a Zapatero que no tome decisiones que "castiguen" el poder adquisitivo de los ciudadanos, y consideró que la situación actual, con una inflación "galopante", no es la más apropiada para decretar subidas de la luz y eliminar la tarifa nocturna. En relación con esta última cuestión, el presidente señaló que su desaparición, que será efectiva a partir del 1 de julio, y la aplicación de la nueva tarifa de discriminación horaria, no "puede ni debe suponer" subidas adicionales. En este sentido, recordó que la modificación de la tarifa nocturna obedece a la transposición de una directiva europea, que obliga a integrarla en la nueva tarifa de discriminación horaria. Según explicó, ésta amplía las horas en las que se aplican descuentos a la electricidad, lo que, según sus cálculos, "va a beneficiar a más consumidores" y supondrá una "reducción del 2% o el 2,5%" en la factura.

La Unión de Consumidores de España (UCE) sostiene, por el contrario, que esos cambios supondrán subidas de entre el 25% y el 80% para los consumidores, y que el recargo por el consumo fuera de las horas en las que se aplica el descuento pasa del 3% al 35%. José Luis Rodríguez Zapatero reconoció a este respecto que la aplicación de la tarifa de discriminación está teniendo problemas en algunas comunidades, pero que Industria está "intentando aclarar" la aplicación del nuevo modelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios