Imperial Tobacco suprimirá 830 empleos en España, de los que 236 son de Cádiz

  • El grupo británico suprimirá un total de 2.440 empleos en Europa, 830 de ellos en España y 1.060 en Francia

Comentarios 1

Imperial Tobacco suprimirá un total de 2.440 empleos en Europa, 830 de ellos en España --de los cuales 236 pertenecen a la plantilla de Cádiz-- y 1.060 en Francia, como consecuencia de la integración de Altadis que supondrá además el cierre de seis fábricas de las 58 que integran su área de producción, una de ellas la de cigarrillos negros en Alicante, anunció hoy la compañía británica.

La reducción de la plantilla de Cádiz, dedicada al proceso primario de tratamiento del tabaco para la elaboración de la liga de cigarrillos rubios, supone el 28,4 por ciento de la supresión de empleos tras la integración de Altadis en Imperial Tobacco. En el centro permanecerán 65 trabajadores como medida para "ajustar la producción a la demanda".

Las otras cinco plantas que cerrará Imperial Tobacco, además de la española, son las de cigarros de Bristol (Reino Unido) y Estrasburgo (Francia), la de picadura de tabaco de Metz (Francia), la de cigarrillos de Berlín (Alemania) y la de cigarros y picaduras de Eslovaquia.

El plan de reestructuración, que fue comunicado hoy a todos los centros de trabajo del grupo británico y de la compañía hispano-francesa, contempla además la concentración de la producción europea de cigarros en Cantabria y la de cigarrillos, tanto de rubios como de negros, en Logroño, que se convierte así en la única planta de cigarrillos en España.

De los 830 empleos que Imperial suprimirá en España, sobre una plantilla total de 6.700 trabajadores, 520 pertenecen al área industrial, en las fábricas de Alicante, Cádiz y Palazuelo (Cáceres).

El 80 por ciento de los mismos podrán acogerse a bajas por edad y el resto tendrá la posibilidad de trasladarse a otros centros de trabajo (Logroño o Cantabria), pero ninguno causará baja de manera forzosa.

Concretamente, el cese de la actividad de la fabricación de cigarrillos negros en la planta de Alicante, que afectará a 338 empleos, es consecuencia del acusado descenso del segmento de tabaco negro, con una caída en volumen del 63 por ciento en España y cerca del 70 por ciento en Francia en los diez últimos años, lo que ha llevado a Imperial Tobacco a decidir concentrar toda la producción en la fábrica de Logroño.

Por contra, la compañía británica concentrará la producción europea de cigarros en Cantabria, lo que incrementará la plantilla en 28 nuevos empleos, hasta un total de 278 trabajadores. La producción, por su parte, aumentará de 380 a 816 millones de cigarros, al cesar también la actividad de las plantas de Bristol (Inglaterra) y Estrasburgo (Francia), que será transferida a Cantabria.

Igualmente, Imperial Tobacco concentrará la producción de cigarrillos en Logroño, tanto de rubios como de negros, permaneciendo como única fábrica de cigarrillos en España. De esta forma, la plantilla aumentará en 89 empleos, con lo que ascenderá a un total de 663 trabajadores, y la producción se incrementará hasta unos 33.000 millones de cigarrillos.

Además, ajustará las necesidades de producción de las plantas de preparación de tabaco en rama de Cádiz y Palazuelo (Cáceres), lo que afectará a unos 258 trabajadores.

La reestructuración en España incluye además la supresión de las redundancias existentes en las funciones corporativas, centrales y administrativas, lo que afectará a unos 140 empleados, y la optimización de la red comercial en las áreas de marketing y ventas, con unos 170 empleados afectados.

Imperial Tobacco destacó que la reorganización prevista fortalece a España como un país clave dentro del Grupo Imperial Tobacco, tanto a nivel de mercado como de producción, al consolidar las fábricas de Logroño y Cantabria como dos centros tabaqueros españoles de dimensión y tecnología internacional.

El consejero delegado de Imperial Tobacco, Gareth Davis, destacó que los proyectos de reestructuración son un paso necesario en el proceso de integración de Imperial Tobacco y Altadis, y asegurarán un futuro sólido y sostenible para el nuevo grupo.

"Ningún anuncio que implica pérdida de puestos de trabajo es agradable y nuestro objetivo inmediato es apoyar a nuestros trabajadores", subrayó Davis, quien aseguró que la compañía tiene "un historial de trato justo y responsable" a los trabajadores, a quienes aseguró que el proceso de consulta será dirigido de "manera transparente y considerada".

La británica destacó que Altadis siempre ha utilizado la vía del diálogo con los representantes de los trabajadores, lo que ha permitido aplicar distintas iniciativas de ayudas sociales que han contribuido a reducir el impacto de los distintos procesos de reestructuración acometidos.

Así, en línea de continuidad con el último expediente de regulación de empleo, las medidas sociales propuestas serán las mismas: bajas indemnizadas que permitan enlazar con la jubilación, traslados voluntarios a otros centros de trabajo, movilidades funcionales cuando sea posible, bajas incentivadas y búsqueda alternativa de puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios