El IEE considera que la economía española está ya en fase de 'estanflación'

  • El instituto empresarial augura que el crecimiento hasta junio será "cero", junto a alta inflación y destrucción de empleo

El presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Arturo Gil, afirmó ayer que la economía española crecerá cerca del 1,5% en el presente ejercicio, al tiempo que alertó de que la estanflación'(término que define, de manera simultánea, un estancamiento económico, alta inflación y pérdida de empleo) es ya una realidad en España porque el crecimiento intertrimestral del segundo trimestre va a ser do "cero". Arturo Gil concretó que la economía podría crecer entre el 1,3% y el 1,5% este año, ya que, a su juicio, dar una cifra con la enorme incertidumbre que rodea a la coyuntura en los últimos tiempos es "algo bastante imprudente y, en definitiva, tiene muy poca importancia". Para el presidente de este foro empresarial, lo verdaderamente importante en estos momentos es que España ha pasado de crecer un punto más que la UE a hacerlo un punto menos, y que, en términos intertrimestrales, el crecimiento del segundo trimestre es cero, lo que arroja el fantasma de la estanflación sobre la economía española. Aseguró, no obstante, que las perspectivas de 2009 son todavía "peores", pero confió en que 2010 se convierta en el año de la recuperación ya que, según indicó, todas las crisis económicas de la historia se han superado y ésta no será una excepción. "Las crisis se superan, tardan tiempo, pero se superan, e incluso algunos sectores salen fortalecidos", señaló.

Así, para Arturo Gil, a pesar de que España atraviesa un periodo realmente difícil de "crisis profunda", la duración y la intensidad del ajuste dependerá, sobre todo, de las actuaciones que ponga en marcha el Ejecutivo para hacer frente a una etapa de menor crecimiento. El director general del IEE, Juan Iranzo, consideró que hay que modificar "en profundidad" la política económica para hacer frente a este nuevo periodo, con medidas dirigidas a potenciar la oferta para garantizar la creación de empleo, el fortalecimiento de la producción, la potenciación del consumo y, en última instancia, el bienestar social. "Los 400 euros fueron un claro error", señaló.

En concreto, tachó de "imprescindibles" las reformas en el mercado de trabajo ante la inminente destrucción de empleo ya que, a su juicio, 2008 cerrará con un millón de parados más que en 2007, y pidió a los agentes que intervienen en la negociación colectiva que tomen conciencia del momento económico actual a la hora de pactar los salarios porque, a su parecer, la moderación salarial es una de las medidas que se debería poner en marcha "de forma inmediata". En esta línea, rechazó la subida del SMI hasta los 800 euros por tratarse de un "mala iniciativa" para conseguir reactivar el mercado de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios